Regreso del petróleo a los 100 dólares: ¿qué sigue?

Edición Impresa

El 2 de mayo pasado, en la misma jornada que la Bolsa americana alcanzó su techo, el precio de petróleo alcanza niveles de 114,8 dólares por barril que representa el máximo valor a todo el proceso de recuperación del commodity que diera inicio en enero del año 2009 en torno a los 33,2 dólares.

Ha sido a partir de esos máximos de 114,8 dólares desde donde se habilitó el proceso correctivo de los últimos meses, que hacia inicios de octubre pasado alcanzó un mínimo de 74,95 dólares para finalmente desde allí se termine habilitando la recuperación actual de regreso hacia los 100 dólares por barril.

El mundo financiero argumenta este avance del crudo principalmente en mejores perspectivas para Europa y Estados Unidos, tras los acuerdos conocidos en las últimas semanas sobre la puesta en marcha del plan ajuste en los países comprometidos de la zona euro. A su vez, se considera que países en desarrollo como China e India, y Medio Oriente y América Latina tendrán aumento en la demanda, lo que contribuye a la presión alcista de los precios.

Lo concreto es que entre tantas idas y vueltas el precio del crudo WTI ha regresado hacia los 99-100 dólares por barril y lo que surge de inmediato en cualquier inversor es considerar si estos valores representan una zona de techo o si bien debemos pensar en extensiones de las ganancias hacia adelante.

El primer dato técnico que debemos valorar al proceso de recuperación de las últimas semanas es la señal de llave de reversión alcista mensual que se observó en el mes de octubre. Esta señal técnica, si bien permite pensar en procesos correctivos de corto plazo, nos lleva a considerar al mismo tiempo que el piso conseguido en los 75-74,9 dólares pudo haber sido de consideración y por lo tanto dicha zona pasa a ser un área de contención importante ante nuevas debilidades.

Por otro lado, el avance de las últimas semanas encontrará en los 100-108 dólares por barril la zona de principal resistencia, allí el avance recortará entre el 61,8-76,4% de la baja previa desde mayo último e incluso en esas instancias se ubica la línea de tendencia bajista que nace en el techo histórico del año 2008 y que se une más tarde a los máximos del presente año.

Resulta esperar que los precios accedan de corto plazo de lleno hacia la zona de objetivo y escollo mencionada, sin embargo mientras ésta no sea superada deberemos saber que en esas instancias podrían aparecer nuevas corrientes vendedoras, al menos con la finalidad de recortar parcialmente las ganancias desde el piso de octubre y así prolongar un proceso de amplia lateralización de mediano a largo plazo. En relación con esta lectura técnica, pasaremos a detallar las dos alternativas de etiquetado posible para el commodity, que si bien ambas apuntan a un mayor fortalecimiento del precio del commodity hacia adelante, la diferencia esencialmente está en los plazos en que el avance pueda desarrollarse.

Etiquetado técnico A (75% de probabilidad)

Este etiquetado considera que desde el máximo histórico del año 2008 en torno a los 147 dólares se encuentra en fuerza un proceso correctivo de largo plazo para el petróleo, que como es habitual observar en los commodities, se estaría consolidando bajo una formación lateral tipo triángulo simétrico. Dentro de este esquema técnico debemos considerar la baja desde los máximos de 147 dólares hasta los mínimos de 2009 en torno a los 33,2 dólares como la onda A del triángulo, el avance desde los mínimos de 33,2 a los máximos de mayo pasado en los 114,8 dólares sería la onda B del triángulo, la caída desde el máximo de 114,8 al mínimo de octubre pasado en 74,9 dólares sería la onda C, siendo el avance actual desde el mínimo de 74,9 dólares la onda D de la figura de consolidación. Si esta lectura técnica es correcta, ésta debería extenderse y encontrar resistencia en la zona de 100-108 dólares, para desde allí habilitar un nuevo y último segmento bajista en onda E que llevaría los precios de regreso hacia la zona de 90-85 dólares para recién allí encontrar un piso definitivo a la lateralización de largo plazo y finalmente poder iniciar la salida alcista de fondo como definición a la formación triangular.

Si bien este etiquetado técnico es bastante prometedor para con el precio del commodity en el mediano a largo plazo, debemos saber que aún podemos tener algunos meses adicionales de consolidación en la franja de 110-80 dólares y por ello deberíamos ser cautelosos desde lo operativo, al menos hasta tanto la formación técnica luzca completa.

Etiquetado técnico B (25% de probabilidad)

Este etiquetado es el más alcista, considera que en el mínimo de octubre pasado de 74,9 dólares ha culminado el proceso correctivo al avance desde el piso de 2009, recortando un 50% de dicho avance y que finalmente desde allí el alza del petróleo ha quedado retomada en forma directa con la intención de llevar ahora los precios de regreso hacia los máximos de 114,8 dólares y más tarde arriba de esa zona, dentro de un movimiento de alza mayor que hacia el próximo año 2012 llevaría los precios de regreso hacia los registros históricos de 147 dólares y hacia niveles superiores como parte de un bull market mayor.

La atención de corto plazo estará centrada ahora a la zona de 100-108 dólares, subidas por encima de esta zona serán necesarias para confirmar este escenario de alza directa para el commodity.

Conclusión

Como se puede apreciar, ambas alternativas de etiquetado planteadas alientan un comportamiento alcista de fondo para el commodity, sin embargo, difieren en los tiempos en que el avance se materializaría. Cualquiera sea el caso, de ser correcto nuestro análisis, es importante destacar que éste estaría anticipando definitivamente una salida de la crisis mundial y eliminaría los fantasmas recesivos propuestos por el FMI. Solamente con caídas debajo de 80-75 dólares nuestro optimismo hacia el petróleo se abortaría y en tal caso sí nos estaría anticipando tiempos difíciles. Veamos...

Dejá tu comentario