Renault, acusada de abuso de poder por sus proveedores

Edición Impresa

Más de 110 fabricantes de autopartes denunciaron que la automotriz les fija precios unilateralmente por ser la única compradora de sus productos. El conflicto se gatilló por la fuerte devaluación de 2018.

Más de un centenar de fabricantes de autopartes denunciaron a la filial argentina de Renault por abuso de posición dominante, ya que la automotriz estaría fijando unilateralmente condiciones y precios a sus proveedores. Esto se tradujo en una presentación que la Asociación de Fábricas Argentinas de Componentes (AFAC) hizo ante la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia. Allí pidió que se investigue a la empresa de origen francés para determinar si las conductas cuestionadas configuran “abuso de posición dominante” y, de comprobarse, “ordene su cese, en defensa del orden público económico”.

Renault tiene unos 110 proveedores locales para los modelos Logan, Sandero y Kangoo que se fabrican en la planta de Santa Isabel, en Córdoba. Los problemas con los proveedores comenzaron el año pasado como consecuencia de la devaluación abrupta del peso. El salto del dólar alteró la relación de precios, al pasar de $20 a $40. A partir de ese momento, se tensó la relación con los autopartistas que proveen de insumos a Renault, ya que exigían que se respetará los precios en base a sus costos dolarizados.

En un comunicado, AFAC señaló que “el pedido de investigación mencionado expone cuestiones generadas por una situación de monopsonio de Renault (varios oferentes con un comprador único) sobre los proveedores argentinos que producen para esa terminal, al ser Renault el único demandante de autopartes diseñadas y desarrolladas para la fabricación local de vehículos de su marca, como así también para sus repuestos. Además, durante el período de garantía de sus vehículos, se estaría generando un monopolio ante las restricciones de los consumidores para acceder a talleres especializados independientes. A eso se agrega que existe un monopolio para vender repuestos a su red de talleres oficiales, dado que prohíbe la provisión directa de los mismos por parte de las fábricas de autopartes”.

Asimismo, explica que “la posición dominante de Renault se fortalece por el hecho de que sus proveedores de autopartes tienen altísimas barreras de salida para desplazarse rápidamente a otros clientes que permitan sustituir la producción. Las grandes inversiones de capital en instalaciones y en desarrollo de producto que los autopartistas realizan para atender los proyectos específicos de Renault implican una fuerte restricción para desplazarse hacia otra terminal”.

AFAC añadió que “el caso planteado reviste interés económico general, ya que el desequilibrio de la balanza comercial sectorial (sólo autopartes, sin vehículos), fue en 2017 de u$s6.710 millones (80% del déficit comercial total de la Argentina de ese año). Asimismo, el sector genera 55.000 puestos de trabajo directos en el Gran Buenos Aires (ciudad autónoma y conurbano), resto de la provincia de Buenos Aires y provincias de Córdoba, Santa Fe, San Luis, San Juan, Mendoza, Entre Ríos y Tierra del Fuego, siendo la mayoría de las empresas PyMEs”.

Dejá tu comentario