Resiste PRO pedido de interpelaciones

Edición Impresa

El Gobierno porteño decidió, por el momento, mantener el silencio en el caso del espía detenido en el marco de una causa por presuntas escuchas ilegales que investiga el juez Norberto Oyarbide, y que era empleado de la administración macrista (ver nota aparte).

Ese silencio alimentó ayer a la oposición al PRO, entre ellas, a los gremios docentes, ya que el sospechoso se desempeñaba en el Ministerio de Educación que conduce Mariano Narodowski.

Ahora, los bloques del antimacrismo impulsan un pedido de interpelación tanto a Narodowski como al ministro de Seguridad y Justicia, Guillermo Montenegro, donde Ciro James, el imputado, estaba preseleccionado para integrar la Policía Metropolitana.

Las declaraciones, ayer, de la jefa de Gabinete -Roxana Barroso- y del titular de la auditoría de Educación -Roberto Ayub- ante Oyarbide contribuyeron a dar letra a los críticos del macrismo, ya que no quedó clara la labor que cumplía el abogado y ex policía por unos $ 6.500 mensuales.

Los sindicalistas ligados al kirchnerismo, que ayer protagonizaron una marcha de protesta contra los ministros y el propio Mauricio Macri, ahora creen ver acciones persecutorias hacia los maestros provenientes de una imaginaria oficina que completaría James para espiarlos.

La especie tomó cuerpo entre los legisladores de la oposición que presentarán mañana, en el recinto, los pedidos de interpelación a los ministros.

El proyecto que impulsan, entre otros, los diputados que responden a Aníbal Ibarra (es a la vez denunciante en la causa que lleva Oyarbide) anoche conseguía también la adhesión de los aliados a Pino Solanas, de los ex kirchneristas y de diputados independientes y de la izquierda.

Pero, para que la movida pueda aprobarse, la oposición necesitaría dos tercios de los votos para habilitar el tratamiento de la iniciativa sobre tablas, casi imposibles de conseguir cuando el PRO ocupa 26 de las 60 bancas porteñas, lo que impide que los 34 opositores -si estuviera de acuerdo el conjunto- consigan seis votos prestados para sancionar los pedidos.

El macrismo espera disolver entre hoy y mañana esa embestida para evitar que el debate por la habilitación o no de la tabla se transforme en un escenario de críticas en catarata para los funcionarios de Macri.

Se agrega que Montenegro ya viene resistiendo pedidos similares en torno a otras cuestiones, que arrancaron cuando se efectivizó el nombramiento de Jorge Palacios al frente de la Policía Metropolitana. La renuncia del funcionario -actualmente, procesado por el supuesto entorpecimiento de la investigación del caso AMIA- amortiguó la embestida opositora, pero se sumaron pedidos de informes sobre supuestas compras directas de uniformes y automóviles para la fuerza, que la oposición presume que se han pagado más de lo que costarían. Luego Montenegro negó que James fuera a ingresar a la Policía, pero el reemplazante de Palacios, Osvaldo Chamorro, admitió que el ex abogado de Educación estaba preseleccionado.

Montenegro
, de todas maneras, deberá enfrentarse a los legisladores el lunes próximo, cuando tiene turno para explicar en qué gastará el Presupuesto el año que viene. Allí, la oposición espera preguntarle sobre las demás cuestiones, lo que hace prever que la exposición del ministro podría transformarse en un ensayo de la interpelación.

Narodowski ya pasó por una situación similar ante los diputados cuando la polémica por la decisión de reducir la cantidad de becas a alumnos subió de tono. También tiene ahora su reunión para hablar de las partidas presupuestarias para su área, ronda que comenzará el viernes con la asistencia del ministro de Hacienda, Néstor Grindetti.

Dejá tu comentario