Reunión de urgencia Gobierno, CGT y legisladores por un pacto

Edición Impresa

Parte del Gabinete se trasladó anoche al sindicato de Sanidad para explorar un eventual acuerdo con dirigentes y legisladores por una nueva iniciativa sobre Ganancias. Descartan un paro sindical.

 El Gobierno acudió anoche a la CGT en búsqueda de un acuerdo político para sondear un posible proyecto de ley consensuado de reforma del Impuesto a las Ganancias. Fue durante una reunión convocada de urgencia por el Ejecutivo, que se llevó a cabo en el gremio de la Sanidad, con participación de la mesa chica de la central obrera, legisladores y funcionarios de primera línea. Caída la alternativa del proyecto opositor en el Senado, Mauricio Macri apuró a sus ministros para buscar un entendimiento a partir de sus aliados sindicales.

El ministro de Trabajo, Jorge Triaca, fue el encargado de pedir la reunión bajo el impulso del jefe de Gabinete, Marcos Peña. También actuaron para garantizar presencias relevantes los coordinadores del Gabinete Mario Quintana y Gustavo Lopetegui. Por la CGT asumieron el peso de la convocatoria el dueño de casa y miembro del triunvirato de la central, Héctor Daer, y el líder del gremio de Obras Sanitarias, José Luis Lingeri.

El Gobierno resolvió explorar esa alternativa a partir de que se frustrara el tratamiento esperado para hoy de la iniciativa que aprobó la semana pasada la Cámara de Diputados. Hasta entonces, cuando se daba por sentado la aprobación en el Senado, Macri evaluaba una propuesta de su gabinete político de un eventual veto sobre toda la ley y encarar reformas del tributo por decreto, tanto en el mínimo no imponible como en las deducciones.

La falta de dictamen para el tratamiento en la Cámara alta abrió un nuevo escenario de negociaciones que el oficialismo comenzó a explorar ayer mismo por la tarde. A las 19 comenzó la reunión en Sanidad, que contó con la presencia de legisladores de extracción sindical. Poco antes la CGT había participado institucionalmente en un encuentro en el Senado para respaldar el proyecto aprobado en Diputados.

Si bien la posibilidad de un paro nacional estaba virtualmente descartada para el Gobierno es clave contar con un aval -o, al menos, la garantía de que no pondrá obstáculos- de la CGT para reformular un proyecto de ley. Como parte de la misma negociación pasó para hoy un encuentro que tenían previsto mantener ayer Triaca y su par de Transporte, Guillermo Dietrich, con la estratégica Confederación de Trabajadores del Transporte (CATT), que agrupa una veintena de gremios de la actividad, en la que destaca Camioneros, colectiveros (UTA), ferroviarios (La Fraternidad), aeronáuticos y portuarios.

En Trabajo confirmaron que la prioridad, según las instrucciones de Macri, es mantener a salvo la alianza estratégica con el sindicalismo peronista. Ayer parte del peso de sostener ese entendimiento recaía sobre Lingeri, permanente negociador de la CGT en los temas relacionados con las obras sociales y ahora también en Ganancias.

En medio de un hermetismo generalizado anoche sólo trascendió que el encuentro apuntó a la búsqueda de un proyecto equilibrado, a mitad de camino del que presentó el Gobierno y el que aprobó Diputados, que resumía las iniciativas del Frente Renovador, de Sergio Massa, el Frente para la Victoria y otros sectores peronistas y progresistas.

Dejá tu comentario