River pudo tener su Buonanotte

Edición Impresa

Cuando el silencio se hacía cada vez más profundo y algunos empezaban a silbar bajito, River consiguió el gol que merecía y se pudo llevar el primer triunfo en la era Gorosito.
Mereció el triunfo. Fue superior al equipo paraguayo, que sólo buscó defenderse y alguna vez contraatacó con la hábil zurda de Heber Arriola.
River buscó por todos lados. Con la habilidad de Buonanotte, la potencia de Gustavo Fernández y los cabezazos de Cabral. Gorosito hasta se arriesgó a poner a un Cristian Fabbiani muy excedido de peso, que terminó siendo la llave del triunfo, porque su remate fue rechazado por Don y le permitió a Buonanotte de rebote marcar el tanto del triunfo. El gol tuvo dos posiciones adelantadas (Fabbiani en la primera y Buonanotte en la concreción) y mano del primero al bajar la pelota, pero el árbitro brasileño Heber Lopes lo convalidó. Para River es más que un triunfo, después de un verano negro y el debut ante Colón, donde el triunfo parecía asegurado y terminó empatando. Ganar era imprescindible, aunque fuera sin jugar bien y con un gol viciado de nulidad.

Dejá tu comentario