Gobernadores en San Juan: calma post electoral en modo futbolero

Edición Impresa

Expectativa por encuentro entre peronistas tras resultados de comicios. Mandatarios coincidieron en que tiempos políticos deberán aguardar al reacomodamiento del Gobierno en los próximos meses.

La presencia de la Selección argentina en San Juan para el partido de anoche contra Brasil generó un movimiento de gobernadores que así se vieron pronto las caras tras las elecciones.

Invitados por el gobernador Sergio Uñac, uno de los mandatarios que logró (aunque ajustadamente, por menos de dos puntos) resistir a la ola amarilla que dominó las urnas el domingo, ayer llegaron a Cuyo mandatarios no solo peronistas, sino también de fuerzas provinciales (el salteño Gustavo Sáenz y el misionero Oscar Herrera Ahuad), o incluso radicales, como el mendocino Rodolfo Suarez.

Sin embargo, la presencia de peronistas como el santafesino Omar Perotti, el entrerriano Gustavo Bordet, el riojano Ricardo Quintela o el catamarqueño Raúl Jalil, llevaba a la conjetura de que el encuentro futbolístico terminara por convertirse en un mitín político, donde los mandatarios comenzaran a tantear el eje de poder dentro del PJ en un escenario post electoral. Máxime cuando circuló también ayer una posible cumbre para el mañana en tierra catamarqueña, impulsada por Jalil (también victorioso en la contienda electoral).

“La charla política por supuesto que estará”, mencionaron desde una provincia peronista antes de partir rumbo a San Juan. No obstante, en líneas generales los gobernadores bajaron el tono y circunscribieron el viaje al atractivo partido de la Selección. El recuento de los daños que en las provincias atribuyen principalmente a un voto castigo a la Casa Rosada circuló apenas a modo de relato y no como el inicio de una articulación conjunta entre los jefes provinciales. De hecho, en general no vislumbran una Liga de gobernadores en el horizonte cercano. “Esas alianzas se dan más fácil cuando no estás en el poder. Cuando gobernaba Macri hasta Cornejo vino a una reunión de gobernadores peronistas”, explicaban desde pagos PJ.

“Por más que en el peronismo hayan muchas cosas que discutir de acá en más, no hay que subestimar lo que significa ver en vivo a Messi contra Brasil por Eliminatorias”, dijo, distendido, un estrecho colaborador de un mandatario, para darle un costado estrictamente deportivo al viaje. Varios gobernadores, incluso, bajaron la persiana política al llegar con sus hijos sobre la hora del partido para volver a sus provincias inmediatamente después. “No habrá tiempo para una mesa de conversación”, dijeron.

Ante los sondeos, hubo sintonía respecto a los pasos que seguirán tras el resultado del domingo: mantener la calma y esperar los próximos meses para observar el rumbo político que toma el Gobierno y cómo se reacomoda la alianza de poder a nivel nacional.

“Es muy pronto todavía, hay que ver las fluctuaciones”, mencionaron desde un distrito ganador. La principal preocupación apunta a blindar la gestión en meses difíciles. “Pagar aguinaldos, que la gente tenga qué comer en las fiestas, que pueda irse de vacaciones. Ahora es tiempo de eso, de que mejore el humor respecto al clima de las elecciones”, confiaron desde un distrito.

En esa línea, antes de subirse al avión con destino a San Juan, el santafesino Perotti había declarado a medios locales que no participaría hoy del acto por el “Día de la Militancia” organizado por el Gobierno nacional por compromisos asumidos con anterioridad.

Otro de los ejes de análisis apuntó a destacar a quienes lograron ganar el domingo. “La gente votó contra el Gobierno nacional, y en los lugares donde ganó el oficialismo es porque se conservó un voto duro por la buena imagen de esos gobernadores. Donde la imagen no era tan alta, no pudieron mantenerse por el arrastre desde arriba”, sostuvieron.

Dejá tu comentario