Santos armó gabinete lo menos uribista posible

Edición Impresa

Bogotá - La conformación del gabinete del nuevo Gobierno en Colombia denota el alejamiento que quiere plantear el presidente electo, Juan Manuel Santos, de los escándalos y peleas que deja el saliente Álvaro Uribe, incluyendo las que entabló con Venezuela.

Uribe dejará el sábado 7 de agosto un legado de mayor seguridad frente al país que recibió en 2002, pero también la ruptura de relaciones con Caracas y alborotos que involucran a cercanos colaboradores sobre seguimientos y escuchas ilegales a magistrados de las cortes de Justicia.

Analistas coincidieron en que el escenario que quiere limpiar Santos se refleja en los nombramientos de dos críticos del Gobierno: el ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, y el de Interior y Justicia, Germán Vargas Lleras, a quien el actual vicepresidente, Francisco Santos, tildó de «traidor».

Santos, quien triunfó en los comicios del pasado 20 de julio con la mayor votación en la historia del país -más de 9 millones de sufragios-, prometió dar continuidad a las políticas de seguridad de Uribe, que tienen a los rebeldes izquierdistas acorralados en selvas y montañas.

Pero es claro que no quiere heredar los escándalos, según los expertos. «Creo que Santos le está diciendo reiteradamente a Uribe: yo a usted lo respeto, lo quiero, le voy a cuidar su legado, pero no le voy a comprar las peleas», indicó la analista Claudia López a la radio Caracol.

Los nombramientos se produjeron en momentos en que Uribe enfrenta la peor crisis diplomática con Venezuela por la supuesta presencia de guerrilleros de las FARC en ese país.

Al mismo tiempo, la Fiscalía General inició indagaciones contra antiguos directores de la Policía secreta, DAS, que habrían grabado conversaciones de magistrados, políticos opositores a Uribe y periodistas, aparentemente por orden de funcionarios de la sede de la Presidencia.

Para otros expertos, el nuevo gabinete es muestra del gobierno de Unidad Nacional que prometió conformar Santos, reflejado en las fuerzas políticas en el Congreso que encabezan el Partido de la «U», el Conservador y el actualmente opositor Liberal.

«Santos equilibra las cargas con relación a Uribe con estos nombramientos», opinó el ex ministro de Comercio, Industria y Turismo Jorge Humberto Botero.

Santos designó el miércoles como su ministro de Defensa a Rodrigo Rivera, un abogado muy cercano a Uribe, quien defendió su política de «seguridad democrática». Pero al mismo tiempo anunció el nombramiento de Vargas Lleras, quien fue rival del propio Santos en la pasada campaña presidencial y criticó duramente a muy cercanos asesores y colaboradores de Uribe.

Agencia Reuters

Dejá tu comentario