Se piensa en lo impensable: el default

Edición Impresa

Según las últimas encuestas, el 42% de los norteamericanos se opone a que el Congreso le extienda el permiso de emisión al Tesoro y sólo el 22% está a favor. Lo interesante de estos números es que a pesar de toda la campaña para asustar al público y que éste presione a los republicanos cada día que pasa, la gente parece más decidida a decirle al Gobierno que no quiere que siga aumentando su deuda. La percepción del público es que el presidente Obama estaría manejando mejor esta crisis que la oposición (43% al 21% de aprobación -atención que se trata de aprobación a como están haciendo este trabajo, lo que es diferente de aprobar el trabajo; de hecho, la gestión presidencial perdió 10 puntos desde el último día de mayo y hoy el 48% de la gente la desaprueba y apenas el 44% la aprueba-), pero para ambos son mayoría los que los desaprueban (48% y 71%). Finalmente, el 66% piensa que antes del 2 de agosto vamos a tener la extensión para el Tesoro, mientras que el 33% cree que no será así. En resumen, los norteamericanos creen que el presidente está manejando mejor el tema de la extensión al Tesoro que los republicanos, pero no están nada contentos con lo que creen que va a pasar. Esto explica la calma del mercado ante lo que podría convertirse en el primer default de la historia norteamericana. Calma, porque si bien el 0,76% que cedió ayer el Dow al cerrar en 12.385,16 puntos no es una manifestación de euforia, cae en lo que podemos llamar normal (el petróleo cedió un 1,1% y la tasa a 10 años quedó sin cambios en un 2,91% anual). Claro que el mercado tampoco come vidrio, y la suba del oro a u$s 1.605 por onza, el 0,4% que ganó el dólar ante las principales monedas y la suba del seguro contra default norteamericano (CDS) de 35 puntos básicos hace un año o 41 p.b. de mayo, a los 56.16 de ayer, demuestran que en algún lugar hay gente que está buscando cubrirse de algo. Ojalá se estén equivocando.

Dejá tu comentario