Senador anticipa que Obama viene este año

Edición Impresa

Barack Obama tiene en su agenda un viaje a la Argentina «pronto», «probablemente este año», anticipó ayer en Buenos Aires el senador demócrata Christopher Dodd, presidente de la Subcomisión del Hemisferio Occidental de la Cámara alta de EE.UU. y, en consecuencia, uno de los que más pesa en la relación con América Latina dentro de la bancada oficialista.

El histórico senador por Connecticut, que viene representando a su distrito en el Congreso en los últimos 35 años y llegó a ser precandidato presidencial de su partido en 2006, dijo no tener más precisiones sobre una eventual visita de Obama, aunque sí aclaró que, de concretarse, ésta incluiría otros países de la región.

En un encuentro con la prensa en la residencia de la embajadora Vilma Socorro Martínez, el abogado Dodd se esforzó por mostrar una visión amable del Gobierno de Cristina de Kirchner, y minimizó como un «problema del siglo XIX» la preocupación de ciertos sectores por la esquiva foto entre los presidentes de EE.UU. y la Argentina. «La secretaria de Estado Hillary Clinton y otros miembros del Congreso estuvieron acá. Las relaciones entre los dos países están muy bien», enfatizó el senador, que este año no se postulará para renovar el cargo en las elecciones de medio término.

Pese a las explicaciones de Dodd sobre lo finito de la agenda del jefe de la Casa Blanca, lo cierto es que Obama sí tuvo tiempo para recibir a Luiz Inácio Lula da Silva ya en marzo de 2009, a dos meses de asumir -aunque luego la relación con Brasil quedó bastante congelada-, amén de citas con el mexicano Felipe Calderón y el colombiano Álvaro Uribe, y de una elogiosa recepción en la Casa Blanca a la chilena Michelle Bachelet, en junio pasado. «Son algo así como 40 presidentes y sería imposible que se encuentre con cada uno», argumentó Dodd sobre la nueva oportunidad en que el presidente de EE.UU., según se anunció, no tendrá tiempo para el encuentro bilateral con su par argentina en la Cumbre sobre Seguridad Nuclear que comenzará el lunes en Washington.

«No tengo la misma concepción que Arturo (Valenzuela), es muy buen amigo pero» la percepción de los empresarios estadounidenses en la Argentina «es la misma que en todos los países», contestó el legislador al ser consultado sobre la ruidosa denuncia sobre «inseguridad jurídica» que transmitió el subsecretario para América Latina de EE.UU. en diciembre pasado.

Desde entonces, demócratas del Congreso se movieron para contrarrestar la ira que habían generado en la Casa Rosada aquellos dichos de Valenzuela, y esa intención incluyó una visita de alto perfil de un grupo de legisladores que encabezó el representante por Nueva York Eliot Engel. Este es otro influyente parlamentario en las relaciones con América Latina y, al igual que Dodd ayer, se dedicó a elogiar al Gobierno en suelo argentino.

Dodd, que también preside la Comisión de Bancos, Vivienda y Asuntos Urbanos, también se hizo tiempo para transmitir buenas vibraciones sobre el canje de deuda que se propone el Gobierno de Fernández de Kirchner y sobre asuntos de sensibilidad política interna: «Me han dicho que puedo encontrar en Buenos Aires 10 o 15 periódicos que tienen opiniones muy distintas, de la derecha y de la izquierda, criticando al Gobierno», celebró el senador. «O apoyándolo», aclaró tras una acotación de la embajadora Vilma Socorro Martínez, sentada a su izquierda y de espaldas a los amplios ventanales que dan a la avenida Libertador. «Aquí la prensa es bastante libre», enfatizó el senador y, tras un nuevo comentario inaudible de Martínez, aclaró: «Más que bastante».

Dodd llegó a la Argentina procedente de Brasil, donde se reunió con el presidente Luiz Inácio Lula da Silva. La Presidente lo recibió el miércoles por la noche en la Casa Rosada, y allí ratificaron las severas disidencias entre la postura estadounidense y la argentina sobre la salida del golpe de Estado en Honduras.

Dejá tu comentario