Sigue Moreno y hasta se disparó el Merval

Edición Impresa

La gripe A todavía no había afectado el consumo e impactado en la recaudación. El dólar costaba 3 centavos menos y el Central intervenía en el mercado para evitar subas mayores porque todavía la fuga de capitales era preocupante. La euforia en los mercados accionarios y de bonos era sólo una esperanza lejana, y el aumento del 43% en el Merval registrado desde entonces, impensado. La semana previa a las elecciones legislativas del 28 de junio mostraba un panorama completamente diferente, en materia económica, del que se registra hoy, la que sería en teoría víspera de la fecha original de los comicios.

En tres meses, no sólo del Ministerio de Economía surgieron datos que cambiaron en parte el panorama. La AFIP tomó un rol protagónico y el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, no sólo siguió en su cargo sino que continuó aplicando iniciativas polémicas.

Los últimos datos que anunció el Gobierno sobre recaudación antes de las elecciones del 28 de junio, que correspondieron a los ingresos tributarios de mayo, mostraron cifras récord. Superaron los $ 27.290 millones, aunque basados en los aportes de las ex AFJP y la inflación.

Si las elecciones fueran el próximo domingo, llegarían con datos de recaudación menos alentadores. Los ingresos de setiembre, último dato anunciado, apenas llegaron $ 26.200 millones y las perspectivas para octubre son incluso inferiores.

El Gobierno también podría haber utilizado como un dato positivo para encarar las elecciones en octubre el resultado del plan de blanqueo de capitales que venció el 31 de agosto, con un saldo de más de $ 18.000 millones declarados. La victoria para Ricardo Echegaray se dio porque en ámbitos privados se estimaba que podían registrarse declaraciones por la mitad de ese monto. Y además, el 95% sería destinado a inversiones en bienes y depósitos locales.

En los últimos meses logró además frenarse la salida de capitales. Este mes sería el primero desde febrero en que el país incluso podría registrar un ingreso de divisas. El pico máximo de fuga se había registrado justamente en junio, con u$s 2.700 millones, pero a partir de allí comenzó un descenso.

Los hitos económicos desde las elecciones del 28 de junio también tienen un capítulo especial en la relación del país con el Fondo Monetario Internacional. A principios de octubre, en Estambul, el director del FMI, Dominique Strauss-Kahn, deseó reanudar pronto «una relación normal» con el Gobierno argentino, que permita el próximo envío de una misión de la institución para efectuar la evaluación anual de la economía argentina, pendiente desde 2006. El funcionario se entrevistó en Turquía con el ministro de Economía, Amado Boudou, tras haber recibido en agosto 2.500 millones de dólares del organismo multilateral de crédito como parte de un desembolso de 250.000 millones de dólares entre los 186 países miembros. «Esto nos corresponde porque formamos parte del Fondo Monetario», admitió el ministro del Gobierno kirchnerista.

Y ayer, último día antes de la veda en caso de que se hubiese votado el domingo, Boudou dio un batacazo en los mercados confirmando el envío de un proyecto de ley al Congreso para la reapertura del canje de la deuda de tenedores de bonos.

Dejá tu comentario