Sólo los necios confían

Edición Impresa

¿Qué es más justo: que los que no tuvieron nada que ver (de manera directa) y/o los verdaderamente pobres salgan a rescatar a quienes hicieron una mala inversión, o que los que hicieron esas malas inversiones paguen el costo de su imprevisión o su mala fortuna? Esta pregunta no alcanza a ser un planteamiento moral y aún menos uno lógico, porque no es otra cosa que una tautología. La referencia viene a cuento de lo que está sucediendo en Chipre y el acuerdo se alcanzó ayer, en una maniobra que por lo repetida alguien definió de "cliché (sean las peleas en el Congreso norteamericano, o las crisis europeas, se ha vuelto costumbre esto de solucionar -sin solucionar- los problemas al filo de la campanada). Por ahora, el acuerdo, que no vamos a comentar y que no soluciona las cuestiones de fondo, evitó que la isla abandone la eurozona (mañana o en unos meses el país volvería a rozar el default). Como sea, el anuncio es una buena noticia, pero fue esgrimido por la inteligencia periodística/económica como causante del 0,44% que perdió ayer el Dow al cerrar en 14.447,75 puntos. El argumento es que esto de que "los que la hicieron las pagan" resulta un pésimo antecedente para el sistema financiero, ya que podría ser replicado en eventuales rescates en España, Italia o donde sea. El temor es que suponiendo que la sociedad toda no rescataría a quienes depositan su dinero en el sistema financiero, hoy éstos están mucho más nerviosos respecto de la seguridad de los intermediarios, lo que incrementaría la volatilidad y el riesgo sistémico (perdón por creer que era bueno que los depositantes estuviesen siempre nerviosos respecto de sus depositarios). Ayer el S&P 500 estuvo a un punto de romper su máximo histórico. ¿Habrá tenido esto algo que ver con la baja?

Dejá tu comentario