Sucunza, elegido en el lugar de Bergoglio, pero por poco tiempo

Edición Impresa

El Consejo de Consultores de la Arquidiócesis de Buenos Aires eligió ayer a monseñor Joaquín Mariano Sucunza como administrador interino de la arquidiócesis porteña, hasta que el papa Francisco designe a un cardenal definitivo. No tendrá el poder sobre la Iglesia argentina que ostentaba Jorge Bergoglio ni tampoco las mismas atribuciones pastorales.

Sucunza, hasta ayer vicario general de la Catedral Metropolitana, hará uso, en cambio, de las facultades de Derecho Canónico, y será también el encargado de elevar a Roma -vía el nuncio apostólico Emil Paul Tscherrig- la terna de candidatos para ocupar el cargo mayor; aunque como se sabe, más allá de las sugerencias, será el propio Bergoglio quien designe a su reemplazante en el país. Se mencionan, sin embargo, a Jorge Lozano (obispo de Gualeguaychú), Virginio Bressanelli (vicepresidente de la Conferencia Episcopal), Rubén Frassia (obispo de Avellaneda y expárroco de San Cayetano), Eduardo García (provicario de la Arquidiócesis porteña) y Andrés Stanovik (obispo de Corrientes).

En lo inmediato, Sucunza se abocará a la preparación de la agenda de la Semana Santa, que arranca en dos días con el Domingo de Ramos, pero confirmó que respetará el cronograma que ya había pautado el propio Bergoglio antes de partir hacia el cónclave papal.

Se espera este año que el administrador interino reedite el tradicional "lavado de pies" a laicos y religiosos que el excardenal había convertido en un elemento distintivo al hacerlo también en cárceles, hospitales y hogares de niños y ancianos.

Sin políticos


No habrá tampoco invitación especial a ninguna personalidad del ámbito político a las celebraciones que se realicen tanto en la Catedral Metropolitana como en cualquiera de los otros templos porteños. A diferencia del tedeum, la Semana Santa no contempla este tipo de formalidades. Como administrador arquidiocesano, Sucunza encabezará la Misa Crismal en el templo mayor, el jueves a la mañana, y se espera que también se ponga al frente el viernes del vía crucis alrededor de la Plaza de Mayo.

"Pedimos a toda la Arquidiócesis que encomiende al Señor a monseñor Sucunza para que pueda llevar a cabo la misión que la Iglesia le confía por medio del Colegio de Consultores", afirmó el arzobispado a través de un comunicado.

Sucunza nació en Pamplona, España, el 15 de febrero de 1946 y llegó a la Argentina a los 2 años de edad. Se ordenó como sacerdote el 27 de noviembre de 1971 y fue elegido obispo titular de Saetabis y auxiliar de Buenos Aires el 22 de julio de 2000 por Juan Pablo II. Además, se desempeña como presidente del Consejo de Asuntos Económicos de la Conferencia Episcopal. Sus colaboradores lo definen como un religioso de perfil bajo, dedicado íntegramente a su actividad parroquial y aseguran que "jamás lo escucharon decir ni una sola palabra, ni un solo comentario sobre la política o sus protagonistas".

Dejá tu comentario