Tabita Lugones, logrado exorcismo

Edición Impresa

Tabita Peralta Lugones "Cuervos de la memoria. Los Lugones, Luz y Tinieblas" (Bs.As., Ediciones de la Flor, 2014, 285 págs.)

"La historia de mis muertos me pertenece, dice Tabita, y ahora me toca a mí participar de alguna manera de esta historia. Varios libros sobre su familia, donde cualquiera que no sienta el amor que siente Tabita desbroza, analiza, toquetea y rememora. Los recuerdos son de ella, el dolor quieto durante tantos años tiene que poder expresar su propio recuerdo. En ese tendal de muertos y suicidas, es ella quien lo dice, no hay excusa para dejarlos en la memoria colectiva de los otros, los cuervos. Ella se ha impuesto una tarea, rescatar del dolor quieto, de la paciencia con que ha querido olvidar para siempre esta historia de una familia que se mezcla con la historia del país", Tabita Peralta Lugones, hija de Susana "Piri" Lugones y Carlos Peralta, explica la intenciones desde la distancia de una tercera persona del singular de testigo por momentos omnisciente, muchas veces notablemente crítico con esa madre que no ha dejado de admirar. Este libro es una revisión de "Retrato de familia", una falsa novela donde la bisnieta de Leopoldo Lugones contó, a partir de la vida de su madre, la trágica historia de su linaje donde se encadenaban perversiones, y suicidios. Cuando salió ese libro señaló que estaba escribiendo uno nuevo que le permitiera sacarse de encima la siniestra historia familiar. El exorcismo prometido es éste.

La historia comienza con el bisabuelo Lugones, el Poeta, el que en la fecha de su nacimiento se celebra el Día del Escritor en la Argentina, y del cual se recuerdan menos sus poemas que el discurso "La hora de la espada", y el prohombre que era "el marido más fiel de Buenos Aires", hasta que a los 52 años se cruza en lLos Lugonesa Biblioteca del Maestro con la veinteañera Emilia Cadelago, y se enamora prdidamente. Hasta que su mujer hace intervienir a su hijo, Leopoldo "Polo" Lugones, que lo amenaza con meterlo en un hospicio. Y el Poeta elige sucidarse en un hotel de Tigre. "Polo" Lugones casado con Carmen Aguirre, que fue padre de "Piri" y "Babu", famoso introductor de la picana, zoófilo, pedófilo y sádico torturador. Su esposa Carmen escaparía, dejándole lugar a la sometida Sarita. Cuando a ella la internan y el está acorralado por las acusaciones, "Polo" se suicida a gas y tiro limpio. Carmen se casa en segundas nupcias con Marcos Victoria, por orden de su madre, de quien era el amante. Marcos Victoria violaría a "Piri" Lugones, renga tras una tuberculosis, a los 12 años. Sobrellevando todas esas historia "Piri" se convertiría en escritora, traductora, periodista, editora, y musa porteña de la generación de los 50. En sus fiestas se mezclaba la gauche porteña. Con el periodista Carlos Peralta tuvo tres hijos, Tabita, Carlos y Alejandro, que sumando a los inicios del rock argentino, droga y melancolía terminó ahorcándose en donde el Poeta había elegido terminar su vida. Bella, fascinantemente culta, desprejuiciada, coleccionista de amantes (el último fue Rodolfo Walsh), militante montonera, en 1977 "Piri" fue secuestrada y desaparecida. "Creyó en algún momento que ella formaba parte de un todo que cambiaría la cosas, Y luego ¿qué? ¿Qué quedó de todo eso?" se pregunta Tabita Peralta Lugones en la apoteosis lírica del final de un libro impactante y demoledor. Un logrado exorcismo.

M.S.

Dejá tu comentario