Temer ordenó el mayor operativo militar en Río desde la intervención

Edición Impresa

La operación, que se desarrolló en las favelas Ciudad de Dios y Rocinha, dejó un muerto. Hubo enfrentamientos con grupos criminales.

Brasilia - Al menos un muerto y 13 heridos dejó el operativo más importante realizado por las Fuerzas Armadas en Río de Janeiro desde que el presidente Michel Temer ordenó la intervención de ese estado, cuyas favelas están dominadas por narcotraficantes y "milicias" de paramilitares.

En otro punto de la ciudad, entretanto, fue asesinado un policía, que se sumó a la lista de 54 agentes muertos este año. Hubo tiroteos en las primeras horas de la mañana cuando las tropas del Ejército ingresaron a seis comunidades de Jacarepaguá, en la zona oeste de la ciudad, una región habitada por unas 200.000 personas y en la que hay una fuerte presencia de las "milicias".

Ahí también existen reductos controlados por el narcotráfico. Una balacera se registró en la favela Ciudad de Dios. Vecinos de esa comunidad relataron el "infierno" que se vivió a lo largo de la mañana.

La misión desplegada ayer por el oeste de Río de Janeiro contó con la participación de 4.600 efectivos de las Fuerzas Armadas, 360 policías y unos 300 policías "civiles", pertenecientes al Departamento de Investigaciones.

Ese fue el operativo de mayor envergadura desde el pasado 16 de febrero, cuando el general Walter Souza Braga Netto asumió como interventor militar de Río.

El desplazamiento de tropas se "va a prolongar un poco más" de lo habitual y cuenta con una "logística" reforzada, declaró el coronel del Ejército Carlos Cinelli.

A la par de las acciones militares en la zona oeste la tropa de choque de la policía fue enviada a la favela Rocinha, la más importante de la ciudad, ubicada en el sur carioca a pocas cuadras de barrios de clase media alta.

Vecinos de Rocinha dijeron que hubo disparos y estruendos de bombas, informó el sitio G1, del grupo de noticias Globo.

Por otra parte, en la Baixada Fluminense, región metropolitana de Río, fue asesinado en la madrugada el policía Douglas Fontes de 35 años.

La madre del agente Douglas, María Fontes, falleció poco después de sufrir una descompostura al ser informada de la muerte de su hijo.

La intervención militar no logró, hasta el momento, transmitir una "sensación de seguridad" a la población carioca, reconoció el mes pasado el general Richard Nunes, que es el número dos de la gestión encabezada por Braga Netto.

Los indicadores de violencia no se redujeron a pesar de los más de 70 operativos realizados por los militares desde febrero pasado.

En marzo de este año, hubo 503 homicidios contra 498 del mismo mes en 2017, según datos del Instituto de Seguridad Púiblica. En ese mismo informe se registraron 5002 robos de autos ocurridos en marzo, con un aumento del 7,1% ante ese mes del año pasado.

Agencia ANSA

Dejá tu comentario