4 de noviembre 2011 - 00:00

UCR piensa más en una reforma que en un jefe

Ernesto Sanz, Mario Barletta, Gerardo Morales
Ernesto Sanz, Mario Barletta, Gerardo Morales
La frenética danza de candidatos que se desató para suceder a Ernesto Sanz en el Comité Nacional de la UCR se parece hoy más a la puja de un partido triunfante que el resultado de una derrota como la sufrida el 23 de octubre. Esa discusión no repara en detalles como, por ejemplo, la nominación de Mario Barletta, intendente de Santa Fe, como uno de los favoritos para presidir el partido cuando cumple el requisito de ser delegado al Comité Nacional para poder ser electo presidente.

Para que Barletta, entonces, comande la UCR tras la salida de Sanz a partir del 16 de diciembre haría falta una reforma a la Carta Orgánica como la que propone el Morena instaurando la elección directa.

Ayer se reunió el Morena (grupo interno que impulsó la candidatura de Ricardo Alfonsín) y que está animado, entre otros, por Gerardo Morales. Allí se decidió impulsar tanto en el Comité Nacional como en la Convención Nacional la reforma a la Carta Orgánica, con el mismo proyecto que viene postergado desde 2007 y 2008.

La historia de la reforma se remonta a la Convención Nacional de la UCR que sesionó en Mina Clavero, Córdoba. Allí se presentaron 12 puntos de reforma a la Carta radical entre los que estaba la elección directa del presidente del Comité Nacional.

Condiciones

Otro de los cambios fue establecer 10 delegados por distrito para que haya mayoría y minoría holgada de todos los grupos, en lugar de los 4 actuales, un cupo del 33% de los cargos para los menores de 40 años o que se asimile la Carta Orgánica a la Ley de Ética Pública (misma exigencia y requisitos para funcionarios).

Pero en la Convención de Mina Clavero terminó debatiendo otro tema que en ese momento era estratégico para la UCR: el regreso de los radicales K y el tratamiento a dar a Julio Cobos y la conformación del Acuerdo Cívico y Social.

Ya en ese momento los intendentes, algunos de los cuales se reunirán esta semana en Córdoba, pedían la elección directa del jefe partidario.

Ayer Barletta pasó por encima de ese debate y dejó clara su intención de presidir la UCR: «Por supuesto que me siento halagado que muchos hombres y mujeres del radicalismo piensen que uno está en condiciones de enfrentar este desafío, el de la conducción del partido», dijo.

«Siempre son buenos los procesos de renovación, pero no porque alguien tenga que dar un paso al costado o porque se vayan todos, simplemente porque es parte de la vida más dinámica de las instituciones», continuó el santafesino en declaraciones por radio.

Y rompiendo todas las reglas para estos casos, es decir nunca autopostularse, definió: «Hay condiciones para ser presidente». Barletta, intendente de Santa Fe, compitió este año en la interna del Frente Progresista Cívico y Social provincial para ser candidato a gobernador, pero perdió ante el socialista Antonio Bonfatti, actual mandatario electo.

Así, el 16 de diciembre los radicales deberán decidir al menos una conducción temporaria o la prórroga de la actual y discutir una reforma a la Carta Orgánica, salvo que el candidato a presidir el partido sea ya delegado al Comité Nacional.

Dejá tu comentario