24 de enero 2018 - 00:00

Un libro de pases ilimitado que cambia reglas de juego

La ampliación del cupo de extranjeros de cuatro a seis se hizo a fin de año, por lo que no tendrían que haber sido habilitados para el resto de este torneo. El título y los descensos los define la billetera.

Goles para river. Lucas Pratto llega para suplir la falta de contundencia del equipo, también llegó Quintero para ponerle pausa al equipo.
Goles para river. Lucas Pratto llega para suplir la falta de contundencia del equipo, también llegó Quintero para ponerle pausa al equipo.

La Superliga culmina su primera etapa (la última mitad del campeonato) con un par de decisiones polémicas, pero que tienen que ver con el momento que la AFA está viviendo. Permitir un libro de pases ilimitado y subir el cupo de extranjeros de cuatro a seis (aunque sólo puedan jugar cinco) es ilógico porque a aquel que le fue mal (por ejemplo Vélez) puede cambiar todo el plantel para la segunda etapa y, a fuerza de billetera, mantener la categoría, condenando a aquellos que no puedan hacer la misma erogación. No es lo mismo traer a Lucas Pratto o a Carlos Tevez, que reforzarse con Gabriel Alanis o con Federico Fattori. Vélez repatrió a Mauro Zárate y Argentinos Juniors a Lucas Barrios, delanteros de prestigio, mientras que Temperley no pudo conseguir ningún centrodelantero, aunque intentó con varios. Por eso en estas 14 fechas finales, algunos corren con mucha ventaja y otros parecen condenados.

Fue una decisión que se publicó en el libro de pases una semana antes de empezara el campeonato, por lo que nadie tiene derecho a protestar, pero la ampliación de límites de extranjeros se decidió a fin de año y se tendría que haber aplicado en el próximo torneo. Lo cierto es que parece que los cuatro equipos que están en la cola de la tabla de los promedios estarían casi condenados porque les cuesta mucho conseguir refuerzos. Chacarita apenas logró a Federico Vismara, libre de Racing y con más de un año sin actividad porque no era tenido en cuenta por los técnicos y dos uruguayos, un lateral Hernán Petryk y un delantero Facundo Rodríguez que llegaron de Peñarol, donde no eran titulares y está probando a un delantero norteamericano de origen africano (Samuel Aderinan) de 19 años que es una apuesta excéntrica.

Arsenal, que es el penúltimo en los promedios, tuvo muchos problemas para reforzarse y logró a Gabriel Alanis, volante suplente de Belgrano, Facundo Quintana, delantero libre de Estudiantes y al uruguayo Gonzalo González Pereyra, de Danubio. Temperley sólo recuperó a Fernando Brandán, quien estaba en Australia, y trajo a Federico Fattori, de Nueva Chicago. El "Gasolero" hizo muchísimas gestiones buscando un centrodelantero, pero no pudo hacer firmar a ninguno hasta ahora. Otro equipo que hasta el momento está descendiendo es Olimpo, que empezó tarde a entrenar por una deuda y pudo traer jugadores de segundo nivel como los uruguayos Gonzalo Porras y Renzo Ramírez, el veterano arquero Jorge Carranza y Daniel Ibáñez, libre de San Lorenzo, mientras que se le fueron jugadores clave como Tomás Costa, Orlando Gaona Lugo, Cristian Nasuti, Adrián Gabbarini y Jonathan Blanco.

El ídolo. Boca repatrió a Carlos Tevez, como Vélez a Mauro Zárate y Argentinos Juniors a Lucas Barrios. Todos apostaron a seguro.

El que más compró

El primero en salvarse en los promedios es Vélez, que con Gabriel Heinze y el dinero de la venta de Maximiliano Romero al PSV, de Holanda, trajo casi un equipo nuevo con nueve refuerzos, entre los que se destaca netamente la vuelta de Mauro Zárate, quien viene de jugar en el Al Nasr, de Arabia Saudita, pero también llegaron el goleador que ascendió a Chacarita, Rodrigo Salinas (del Al Ettifaq, de Arabia Saudita), Jesús Méndez (Toluca, de México), Marco Torsiglieri (Racing); Agustín Bouzat (Boca); Joaquín Laso (Argentinos Juniors); Guido Mainero (Instituto) y el lateral de la selección de Perú Luis Abram (Sporting Cristal). Es un plantel muy superior al que tenía y, aunque en fútbol no hay nada garantizado, tiene muchas posibilidades de mantener la categoría.

Siguiendo de abajo hacia arriba en los promedios viene Patronato, que a priori pelearía con los cuatro que por ahora se están yendo a la B Nacional. El club entrerriano apenas pudo traer a Maxi Núñez, quien viene de Millonarios, de Colombia, y a Gastón Gil Romero, de Estudiantes, que fue devuelto por Universidad Católica, de Ecuador. En cambio, Tigre, que había contratado 29 jugadores con Ricardo Caruso Lombardi y sólo cosechó 8 puntos, ahora con Cristian Ledesma en el banco trajo nueve jugadores, entre ellos algunos regresos, como "Cachete" Morales, que se tuvo que ir a Colón porque no lo quería Caruso Lombardi; Diego Sosa, quien fue el mejor lateral del torneo chileno jugando para Unión Española; Agustín Cardozo (Santamarina, de Tandil) y Federico González, de Puebla, de México. La gran contratación había sido Walter Montillo, quien volvía a jugar, pero una nueva lesión en su rodilla hace peligrar su continuidad. También llegaron Sebastián Prediger (San Martín, de Tucumán); Ignacio Canuto (Lanús), Matías Pérez Acuña (Vélez) y Ezequiel Garré (Huracán).

Los grandes aprovecharon

Huracán, en tanto, perdió a Wanchope Ábila y lo reemplazó con Andrés Chávez y trajo a Ricardo Noir (Racing) y al veterano Israel Damonte (Estudiantes). En la otra punta de la tabla, Boca se reforzó con la vuelta de Carlos Tevez, Julio Buffarini (San Pablo), Emanuel Mas (Trabzonspor, de Turquía), "Bebelo" Reynoso (Talleres) y Wanchope Abila. San Lorenzo no tiene jugadores nuevos y apuesta al mismo plantel para pelearle el campeonato. River, que quiere remontar, trajo tres jugadores de prestigio como Lucas Pratto (San Pablo, de Brasil); Franco Armani (Nacional de Medellín) y el colombiano Juan Fernando Quintero (Independiente Medellín) y Racing, que quiere la Copa Libertadores, con el "Chacho" Coudet como técnico repatrió a Ricardo Centurión (Genoa) y trajo a Neri Cardozo (Monterrey, de México); Nery Domínguez (Independiente); Leonardo Sigali (Dinámo Zagreb) y Alejandro Donatti (Tijuana, de México), mientras que Independiente que vuelve a la Libertadores contrató a Brian Romero (Argentinos Juniors) y Emanuel Britez (Unión) y está gestionando a los ecuatorianos Fernando Gaibor (Emelec) y Bryan Cabezas (Atalanta).

Es lógico que el fútbol profesional cree asimetrías por la capacidad económica de cada club, pero hasta ahora nunca se habían cambiado las reglas a mitad de campeonato (antes se permitían sólo dos refuerzos), por lo que el que empieza el domingo es otro campeonato aunque algunos partan de atrás.

Dejá tu comentario