Una interna con peso específico para la oposición

Edición Impresa

Santa Fe - La elección de ayer tuvo peso específico en el show electoral nacional, especialmente para la oposición al kirchnerismo que encarna hoy la UCR de Ricardo Alfonsín. Con un triunfo de Antonio Bonfatti, el actual gobernador socialista Hermes Binner se consolidará como aspirante a la presidencia o a la vice en una fórmula compartida con Alfonsín. Pero también una victoria del delfín del gobernador en la interna del Frente Progresista podría catapultar a Binner como líder de un espacio de centroizquierda, sin la participación del radicalismo.

En tanto, una consagración del radical Mario Barletta como el referente radical para las elecciones del 24 de julio cerraría toda discusión en torno a la candidatura de Alfonsín como presidente. Por de pronto, al actual intendente de Santa Fe dio ayer un importante batacazo al desplazar al tercer puesto en la primaria al senador nacional Rubén Giustiniani. Anoche, sobre este resultado, la especulación en los cuarteles radicales se orientaba hacia un equilibrio de fuerzas entre Binner y Alfonsín que ata la suerte de la coalición que integran hoy junto al socialismo, la Coalición Cívica y la Democracia Progresista.

Revancha

En cuanto al PJ, Agustín Rossi intentaba vengar el magro escenario de 2009 en su golpeado tránsito por la provincia durante la discusión por la 125. Tras haber logrado encolumnar a todo el peronismo santafesino, el jefe de bloque de diputados del Frente para la Victoria sepultaba por de pronto las chances del excanciller Rafael Bielsa y se esperanzaba con encaminarse hacia julio como el candidato capaz de devolverle a la Casa Rosada el terreno perdido en los últimos años en esta provincia gobernada por el socialismo.

Carlos Reutemann, al margen de la contienda, pero comandante en jefe de los movimientos del PJ no K, veía anoche la disputa entre Rossi y Omar Perotti, que representaba un potencial cambio en la relación de fuerzas dentro del peronismo provincial.

De ser Rossi finalmente candidato, nadie descarta la posibilidad de que el espacio de Perotti termine apoyando a Miguel del Sel (el candidato del PRO) para restarle votos al referente del kirchnerismo en la elección a gobernador.

En síntesis, las primeras internas abiertas y simultáneas que se celebraron en el país funcionaron como el primer test serio para los candidatos nacionales. Para el resto, habrá que esperar.

Dejá tu comentario