Universidad se desliga de espionaje en Capital

Edición Impresa

Todavía ni en la causa judicial ni en la comisión de la Legislatura que investiga las escuchas ilegales logra sellarse el vínculo entre la Universidad de La Matanza, la administración porteña y el espía Ciro James. Ayer, en la comisión que conduce Martín Hourest declararon un ex funcionario del Ministerio de Educación, Roberto Ayub, también empleado de la casa de estudios, y el rector Daniel Martínez. James tenía muchos trabajos: era supuestamente asesor letrado del Ministerio de Educación porteño, policía en la Federal, integrante del área de Relaciones Institucionales de la Universidad, aspirante a la Policía Metropolitana, y facilitaba las pinchaduras de teléfonos.

El ex ministro Mariano Narodowski siempre dijo que lo tomó como contratado por recomendación de La Matanza, pero nadie allí se hizo cargo.

Ayer, Ayub repitió a los legisladores lo que declaró ante el juez Norberto Oyarbide: que si bien el abogado figuraba en el área de auditoría que él tenía a cargo, nunca trabajó para su órbita, que se lo presentó Roxana Barroso (ex jefa de Gabinete de Narodowski) y que sólo lo vio en esa primera reunión, 10 minutos y una segunda vez al cruzárselo en el ascensor.

Cerca de media docena de docentes de la Universidad de La Matanza tuvo un trabajo en el ministerio que condujo Narodowski.

Martínez admitió que el ex espía detenido estuvo a cargo, de forma interina, sin ser nombrado y ad honorem, de la «Dirección de Relaciones Internacionales de la universidad, previo paso por la Secretaría General, desde fines de 2005».

El rector ratificó que la casa de estudios «nunca firmó convenio con el Ministerio de Educación porteño» y dijo que esa afirmación «es una manifestación irresponsable de Narodoswki».

Del PRO, el legislador Cristian Ritondo relacionó su cuestionario sobre que otro empleado de la casa de estudios, Rolando Echave (también ex de Educación), recomendó a James para que trabaje en el ministerio porteño. Aseguró que era difícil que supiera que era un agente de la Policía, que el que sí sabía era Sergio Russo, ex agente de la Federal, que actualmente trabaja en la Dirección de Seguridad de la universidad. Russo fue jefe de la División Robos y Hurtos cuando allí trabajó James y además figuró como director técnico de una agencia de seguridad privada del detenido espía.

Dejá tu comentario