2 de abril 2012 - 00:00

Vázquez: “Peña Nieto es el pasado autoritario”

La candidata oficialista mexicana, Josefina Vázquez Mota, habla el viernes en un acto en Ciudad de México, en la apertura de la campaña electoral de cara a los comicios del 1 de julio.
La candidata oficialista mexicana, Josefina Vázquez Mota, habla el viernes en un acto en Ciudad de México, en la apertura de la campaña electoral de cara a los comicios del 1 de julio.
Ciudad de México - Josefina Vázquez Mota quiere evitar el regreso al poder del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y ser la primera mujer presidenta de México. No lo tiene fácil. Su rival es un político joven y popular, puntero de toda encuesta.

Con la campaña electoral para los comicios del 1 de julio recién iniciada, la candidata oficialista confía en que el «voto razonado» y el «voto útil», al estilo del que causó la derrota del PRI en 2000 después de 71 años, le den un tercer mandato a su partido, el conservador Acción Nacional.

«He vivido otras campañas, coordiné la del presidente Felipe Calderón y sé por supuesto que no hay campañas resueltas de antemano», dijo en entrevista con la agencia DPA esta economista de 51 años, que fue la primera ministra de Desarrollo Social y la primera ministra de Educación en México.

Según afirma, no es imposible remontar en los próximos tres meses la ventaja promedio de 17 puntos que le lleva Peña Nieto. Piensa incluso que, llegado el caso, podrían sumarse a su causa los votos de quienes no quieren que gane el PRI.

«No solamente lo veo posible, creo que hay un amplio sector de la población que no quiere perder las libertades que hoy tenemos: la libertad de expresión, la libertad de emprender, libertad en cuanto a ejercer un federalismo que nunca se dio con el sistema autoritario que vivimos en México más de 70 años». «Pero no solamente un voto útil, también un voto razonado de un electorado que está exigiendo un Gobierno mucho más ciudadano». El lema de Vázquez Mota es «Diferente». Y así se quiere presentar: diferente por ser mujer, diferente -aunque no demasiado- de los planteamientos de Calderón y diferente sobre todo de sus dos principales contendientes, Peña Nieto y el centroizquierdista Andrés Manuel López Obrador, que también fue miembro del PRI.

Ellos «significan el mismo pasado y el mismo presente autoritario que se niega a darle un poder al ciudadano. Éste es el diferente más importante», dice la candidata.

Peña Nieto, un exgobernador de 45 años, con porte de galán y casado con una actriz de telenovelas, tiene cautivada a una parte del electorado femenino. «Peña, bombón, te quiero en mi colchón», le gritan algunas de sus seguidoras.

Pero Vázquez Mota, casada desde hace 28 años con su novio de juventud y madre de tres hijas, dice que es sólo «un sector de las mujeres, pero hay una gran diversidad de pensamiento».

«En mi caso, un número muy importante de mujeres me acompaña y me acompaña en un voto razonado, en una historia democrática, en un anhelo de un país mucho más libre».

De las mujeres que han alcanzado la presidencia en América Latina, Vázquez Mota admira en especial a la mandataria de Costa Rica, Laura Chinchilla, y a la expresidenta de Chile Michelle Bachelet.

En México persiste una cultura machista, aunque «se ha avanzado mucho», dice. Sin la fuerza de las mujeres mexicanas «hubiera sido imposible llegar a una boleta electoral a la presidencia de México o que haya siete millones de mujeres jefas de familia». Vázquez Mota plantea una agenda de gobierno que construya sobre lo logrado por Calderón. A partir de la actual estabilidad económica buscaría un crecimiento más sólido basado en el mercado interno y seguiría con la lucha antidrogas, pero con la mirada puesta «con mucho más vigor» en el lavado de dinero.

Dejá tu comentario