Volcán colapsa vuelos de Europa

Edición Impresa

Londres y Reykjavik - Una enorme nube de cenizas, proveniente de un volcán en erupción en el sur de Islandia, causó ayer el mayor caos en el sistema aéreo de Europa desde la Segunda Guerra Mundial, con más de 5.000 vuelos cancelados, un millón de pasajeros varados y el cierre de numerosos aeropuertos en el norte del continente.

La fuerte erupción del miércoles, la segunda en el mes, de un volcán ubicado debajo del glaciar Eyjafjallajökull lanzó una columna de cenizas de entre seis y once kilómetros a la atmósfera que se dirige en dirección sudeste.

El hecho obligó al cierre de los espacios aéreos en Gran Bretaña, Irlanda, Suecia, Noruega, Finlandia, Holanda, Dinamarca y Bélgica, mientras Alemania y Francia seguían de cerca la situación y no descartaban cerrar sus respectivos espacios aéreos en las próximas horas.

El 50% de los vuelos de hoy entre Estados Unidos y Europa deberá ser anulado a causa de la nube de cenizas surgidas del volcán islandés, informó Eurocontrol, la organización europea para la seguridad de la navegación aérea. El caos aéreo también llegó a Estados Unidos y Canadá, donde ayer se registró una veintena de vuelos suspendidos con destino a Europa. El aeropuerto norteamericano más afectado era el JFK en Nueva York.

Las compañías aéreas norteamericanas suspendieron hasta ahora 216 vuelos hacia Europa a causa de la nube de cenizas producida por el volcán en erupción en Islandia. Las cancelaciones ascienden a alrededor del 64% de los vuelos entre Estados Unidos y los aeropuertos europeos.

El aeroespacio británico fue cerrado desde las 12 locales hasta por lo menos las 7 de hoy, afectando a unos 400.000 pasajeros, y según informó el Servicio Nacional de Tráfico Aéreo (NATS), el cierre de los aeropuertos podría extenderse por más días.

De acuerdo con una portavoz de ese organismo, ésta es la primera vez en la historia que un fenómeno natural de estas características causa el cierre completo de los aeropuertos británicos. El espacio aéreo de Gran Bretaña no se había cerrado ni siquiera después de los atentados del 11 de setiembre de 2001 en Estados Unidos, agregó.

Los expertos sostienen que pequeñas partículas de roca, vidrio y arena en la ceniza volcánica serían suficientes para atascar los motores de los aviones, poniendo en peligro la vida de miles de pasajeros. En tanto, la Agencia de Protección Sanitaria reportó que la columna de cenizas no representa una amenaza para la salud de la población, debido a su altitud.

Los primeros aeropuertos en cerrar ayer fueron los de Aberdeen, Edimburgo y Glasgow, tras recibir la advertencia del NATS «de acuerdo con las políticas de aviación civil internacional».

Por su parte, la aerolínea British Airways (BA) informó que canceló todos sus vuelos para ayer y analiza una suspensión de su servicio para hoy dependiendo de la situación.

El Servicio Meteorológico británico (Met Office) informó que la ceniza volcánica proveniente de Islandia alcanzó una altura de 16.700 kilómetros. Además, indicó que para cuando alcance las costas de Holanda y Bélgica, la nube volcánica se disipará y perderá intensidad.

Agencia ANSA

Dejá tu comentario