Volcánica reacción del mundo islámico por nuevo número de Charlie Hebdo

Edición Impresa

  El Cairo, Jerusalén y Teherán - El mundo musulmán, tanto en su rama sunita como en la chiita, rechazó en fuertes términos la publicación ayer del último número del semanario satírico francés Charlie Hebdo por considerar ofensiva la caricatura del profeta Mahoma de su portada, la cual tensó más las complejas relaciones con Occidente.

Al cumplirse una semana del atentado terrorista cometido por los hermanos Said y Chérif Kouachi, que asesinaron a doce personas en la redacción de Charlie Hebdo en París, la revista lanzó una tirada histórica con una portada en la que se ve a Mahoma derramando una lágrima mientras muestra el eslogan "Je suis Charlie" (Yo soy Charlie).

La humorada de los caricaturistas franceses, que el martes insistieron en que ante todo ese profeta es un hombre triste, generó malestar en el mundo musulmán, y las voces condenatorias por una nueva ofensa (la publicación de la imagen de Mahoma es considerada una blasfemia) llegaron desde Egipto, Irán y el grupo terrorista Estado Islámico (EI) hasta en la propia Europa, con quejas de la poderosa comunidad musulmana británica.

Una Francia aún en máxima alerta teme que se repitan los atentados terroristas en virtud de fricciones religiosas y culturales que distan de resultar apaciguadas.

A través de su radio, el EI, organización yihadista a la que dijo pertenecer uno de los tres atacantes de la semana pasada, calificó de "extremadamente estúpida" la publicación. "Charlie Hebdo publicó de nuevo caricaturas que ofenden al Profeta y esto es un acto extremadamente estúpido", estimó la emisora Al Bayan del EI, que agregó: "Este diario ateo intenta rentabilizar los acontecimientos para sacar un provecho material vendiendo un número que insulta al Profeta".

El muftí de Jerusalén, la máxima autoridad musulmana de la ciudad santa, Mohamed Husein, lamentó la nueva portada y recalcó que este tipo de caricaturas "deben terminar". "Rechazamos la violencia contra cualquier persona, pero también insultar a nuestro profeta con dibujos que ponen palabras en su boca", afirmó.

La institución religiosa de Al Azhar, la más importante del islam sunita y con sede en El Cairo, llamó a los musulmanes a "ignorar las caricaturas ofensivas" al tiempo que criticó "esta imaginación enferma" que viola las restricciones morales y civilizadas.

Irán, el país de mayor influencia en el islam chiita, calificó de "insultante" la portada de Charlie Hebdo, según la vocera del Ministerio de Relaciones Exteriores, Marzie Afjam. "El respeto a las creencias y a lo sagrado de las religiones divinas es un principio aceptado y se espera que los líderes europeos respeten este principio", dijo, y subrayó: "El abuso de la libertad de expresión en Occidente no es aceptable y debe prevenirse".

El grupo terrorista Hizbulá, también chiita, advirtió que el último número del semanario francés contribuye "a apoyar el terrorismo, el extremismo y a los terroristas" al provocar a más de 1.500 millones de musulmanes de todo el mundo.

En Turquía, en tanto, un tribunal de la ciudad de Diyarbakir prohibió ayer difundir la portada con la imagen de Mahoma. Aunque los diarios turcos islamistas y los más cercanos al Gobierno pixelaron el rostro del profeta, otros como el izquierdista Birgün y el opositor Cumhuriyet la publicaron sin retoques.

"La libertad de expresión no autoriza a decir todo lo que uno quiera", argumentó la Justicia turca, que agregó que las palabras, los dibujos y las publicaciones que denigren los valores religiosos constituyen un insulto para los creyentes.

En Reino Unido, más de diez líderes musulmanes debieron pedir a los miembros de su comunidad que reaccionen con moderación ante la distribución de la primera edición del semanario tras los atentados en Francia.

"La mayoría de los musulmanes se sentirán dolidos, ofendidos y afectados por la publicación de las viñetas. Pero nuestra reacción debe ser de reflexión sobre las enseñanzas del carácter amable y misericordioso del profeta", subrayó una carta distribuida por el Consejo Musulmán británico.

La imagen del angustiado Mahoma también dividió a la prensa internacional. Si bien en Europa y en América Latina la mayoría de los grandes medios las difundieron en señal de apoyo a la libertad de expresión, la portada estuvo prácticamente ausente en la prensa de Estados Unidos, donde la sátira religiosa es tabú, y en la mayoría de los diarios británicos.

Por su parte, la mayoría de la prensa árabe no reprodujo ayer, como tampoco lo hizo en días anteriores, las caricaturas de Charlie Hebdo. Menciones al insulto al islam y los últimos ataques a mezquitas en Francia están muy presentes en los medios de la región.

Agencias EFE, AFP, DPA,


ANSA y Reuters

Dejá tu comentario