Vuelve Moyano a la protesta la semana que viene

Edición Impresa

Al frente del bloque sindical opositor que inauguró el 21-F el camionero se movilizará contra el tarifazo.

Hugo Moyano volverá a las protestas la semana que viene. Junto al conglomerado de gremios y organizaciones sociales que lo acompañaron en el último acto callejero del 21 de febrero, el camionero participará el jueves de una marcha "de velas" del Congreso a la zona del Obelisco como reclamo contra los aumentos de tarifas de servicios públicos. El plan, que contará con la participación de las dos versiones de la CTA, tendrá el día anterior un anticipo con la organización de un "ruidazo" en las principales ciudades del país con el mismo planteo y continuará el 27 de abril con un acto en un estadio cerrado para conmemorar el Día del Trabajador y la primera huelga contra la dictadura.

Las protestas sacarán a Moyano de un período de perfil bajo que inauguró luego del 21-F y tras un raid que protagonizó por varios medios para denunciar una persecución judicial en su contra supuestamente impulsada por el Gobierno. Y coincidirá con una etapa convulsionada por la intervención del Partido Justicialista, por un lado, y la interna creciente en la CGT, por otro. En ambos focos se destaca la figura protagónica de Luis Barrionuevo, que a su vez cuenta en reserva con Moyano como eventual aliado una vez más.

La vuelta a las calles del bloque sindical opositor se concretará el jueves. Así lo resolvieron ayer los organizadores: Pablo Moyano, por Camioneros, y los jefes de la dos vertientes de CTA, Hugo Yasky y Pablo Micheli, junto a una multisectorial de organizaciones intermedias, clubes de barrio, pymes y empresas recuperadas que confluyeron en un encuentro en el hotel Bauen. El foco de las quejas será el incremento en el valor de los servicios públicos, con particular impacto contra pequeñas y medianas empresas y organizaciones barriales.

Yasky explicó que la convocatoria incluye el miércoles que viene un "ruidazo" para exponer el malestar social contra las tarifas que podrá traducirse en concentraciones en las calles o los automovilistas con sus bocinas. El jueves, explicó, se hará la "marcha de las velas como símbolo de esas velas que tienen que encender en muchas casas donde en este momento las cuentas de luz no se pueden pagar", dijo el docente a cargo de la CTA de los Trabajadores. La movilización partirá a las 19 del Congreso y culminará en el Obelisco.

El bloque reservó, además, el microestadio del club Ferrocarril Oeste para un acto el 27 de abril. Cerca de Moyano recordaron que el año pasado ese mismo predio fue utilizado por Mauricio Macri para presentarse en un acto por el Día del Trabajador que le había organizado el dirigente de los peones rurales Gerónimo Venegas. Y en 2016 el propio camionero se había puesto al frente de la conmemoración en una protesta ante el Monumento al Trabajo junto con otros gremios de la central obrera, entonces dividida en tres fracciones.

En aquella oportunidad Barrionuevo plantó a último momento a los organizadores con el argumento de no mezclarse con los manifestantes kirchneristas. El mismo argumento que utilizó para bajarse también del acto del 21 de febrero de Moyano. En esta instancia, sin embargo, el camionero y el gastronómico exploran un nuevo acercamiento que dio hasta ahora como fruto una estrategia común en la CGT: evitar la hegemonía de los "gordos" de los grandes gremios de servicios y los "independientes" cercanos al Gobierno en una reestructuración de la central.

Dejá tu comentario