17 de marzo 2011 - 00:00

Wall St. en caída libre: bajó otro 2%, en peor día del año

• Otra jornada negra acumularon ayer los mercados del mundo. • Todo hace pensar que la tendencia seguirá en el corto plazo. • Anoche en Tokio las acciones abrían con una caída del 4%, reflejo de la crisis nuclear que atraviesa Japón. • Nada escapa a la cautela generalizada que muestran los grandes fondos de inversión del exterior. • La Argentina vio retroceder nuevamente a sus papeles, pero las pérdidas pudieron ser mayores. • Lo que parecía ser un 2011 de amplias ganancias para Bolsas del mundo se convirtió súbitamente en una pesadilla. • A tal punto llega la incertidumbre que la tensión en Medio Oriente pasó ahora a un segundo plano. • Se recomienda suma prudencia.

Los mercados financieros reflejaron con magnitud la catástrofe de Japón. En Tokio, los habitantes suman padecimientos y carencias: estaciones de servicio cerradas y carteles en los comercios que anuncian listas de productos fuera de stock. A nivel mundial, los alimentos reflejan la crisis, con saltos en los precios mayoristas que no registraban aumentos de tal magnitud hace mucho tiempo.
Los mercados financieros reflejaron con magnitud la catástrofe de Japón. En Tokio, los habitantes suman padecimientos y carencias: estaciones de servicio cerradas y carteles en los comercios que anuncian listas de productos fuera de stock. A nivel mundial, los alimentos reflejan la crisis, con saltos en los precios mayoristas que no registraban aumentos de tal magnitud hace mucho tiempo.
Nueva York - Wall Street encadenó ayer tres días de caídas y vivió su peor jornada de 2011, arrastrada por la nueva alerta nuclear en Japón. Tanto el Dow Jones (11.613 puntos) como el S&P 500 (1.257) y el NASDAQ (2.617) acabaron en sus niveles más bajos del año tras caer cerca del 2%. Pero el S&P 500 y el NASDAQ perdieron todo lo ganado en 2011 en la que fue la jornada con mayor volumen de negocios del año por una venta masiva ante el temor de los inversores de que Japón no logre controlar una fuga radiactiva en la central de Fukushima. El índice VIX de volatilidad del mercado, una señal del miedo de Wall Street, trepó un 21%, su alza porcentual más alta desde el 22 de febrero.

Golpe fuerte

Si el día del terremoto y posterior tsunami en Japón los inversores de Wall Street no parecieron verse afectados por la grave crisis desatada en la tercera potencia mundial, ayer la catástrofe nuclear que podría producirse en el país asiático golpeó con toda su fuerza a la Bolsa de Nueva York.

El inicio de la jornada parecía más estable gracias a la suba del 5,7% con la que cerró la Bolsa de Tokio, que venía de bajar el 10,55%. En ese avance del Nikkei tuvo que ver la nueva inyección de liquidez por valor de u$s 170.000 millones por parte del Banco de Japón, en un intento por garantizar la estabilidad financiera del país. Pero el alivio de los inversores se vio anulado rápidamente por un nuevo incendio en uno de los reactores de la central nipona. El miedo se acentuó cuando el comisario europeo de Energía, Günther Oettinger, advirtió que la planta estaba prácticamente fuera de control y aventuró que se corre el riesgo «de una nueva catástrofe de gran peligro para los habitantes». En ese momento el Dow llegó a bajar más del 2,5%, influido además por las declaraciones de la ministra francesa de Ecología, Nathalie Kosciusko-Morizet, quien aseguró que «el peor escenario es posible e, incluso, probable».

«El volumen comercializado sugiere que gran parte de las operaciones se deben al pánico, y muy pronto los compradores verán que no había demasiado asidero para la decisión», dijo Komal Sri-Kumar, estratega global de TCW Group en Los Angeles. A la alerta nuclear en Japón se unieron además los datos macroeconómicos peores que lo esperado en Estados Unidos, entre los que se destacó el aumento del índice de precios de productor (IPP) del 1,6% en febrero, el mayor crecimiento desde junio de 2009. Finalmente el Dow quedó totalmente teñido de rojo e incluso dos compañías de ese índice cayeron cerca del 4%, IBM y General Electric, afectadas en el primer caso por una rebaja de calificación y en el segundo por haber sido la encargada del diseño de los reactores de la planta de Fukushima. Precisamente la creciente oposición a la energía nuclear que está derivando de los problemas en esa central japonesa provocaron que empresas de ese sector, como Uranium Energy, se desplomasen ayer, en este caso el 8,02%.

Tampoco fue un buen día para las empresas japonesas que cotizan en la Bolsa de Nueva York, que volvieron a vivir una muy difícil jornada, de forma que gigantes como el fabricante de automóviles Honda y la tecnológica Sony cayeron el 4,3% y el 3,3%, respectivamente. El índice de los fondos negociables de Japón retrocedió el 3,8% y acumula un descenso del 11% esta semana.

Dejá tu comentario