Computación cuántica: una apuesta que cautiva la atención de los inversionistas

Grandes empresas de hardware como IBM, Google, HoneyWell, IonQ, PsiQuantum están avanzando rápidamente en este sector, apuestan a crear máquinas potentes para solucionar problemas empresariales.

La confianza puesta en que la computación cuántica resolverá importantes problemas que están más allá del alcance de las computadoras tradicionales (hito conocido como ventaja cuántica) ha crecido rápidamente en los últimos doce meses, de modo que está llevando a las empresas más importantes a apostar fuertemente por esta tecnología.

Los inversionistas están moviéndose de manera agresiva para aumentar la cantidad que destinan a la computación cuántica,de tal forma que ya significan dos tercios de todas las inversiones de capital en el campo desde 2018. En 2017 esas inversiones totalizaron aproximadamente u$s 600 millones, y la cantidad casi se duplicó en los tres años siguientes. Al mismo tiempo, las empresas están también aumentando significativamente su inversión en este campo. Así se espera que para 2023 el 20% dedique recursos a la tecnología cuántica frente al 1% que lo hizo en 2018.

Las principales empresas de hardware como IBM, Google, HoneyWell, IonQ, PsiQuantum y otras están teniendo recientes avances en este sector, aumentando la confianza de que habrá máquinas lo suficientemente potentes para abordar importantes problemas empresariales y sociales antes del final de esta década.

Este repunte en la inversión está impulsado por los principales avances en la tecnología de computación cuántica y las predicciones de mejoras masivas en el rendimiento y las ganancias como resultado de esta nueva capacidad. Es por ello que estimamos que la computación cuántica liberará nuevo valor en muchas industrias, creando hasta u$s 850 mil millones de valor anual para 2040.

Gran parte de la nueva inversión se dirige al desafío de desarrollar hardware de computación cuántica más confiable y de menor costo, ya que investigar y diseñar los bits cuánticos (qubits) que alimentan las computadoras es extremadamente difícil y costoso.

En 2020, un total de u$s 675 millones en inversiones de capital fluyeron a la computación cuántica, de los cuales u$s 528 millones se destinaron al desarrollo de hardware. El año anterior, el capital de riesgo total de solo u$s 211 millones se dividió a partes iguales entre hardware y software. En BCG esperamos que 2021 rompa récords anteriores, con más de u$s 800 millones en inversiones.

Creemos que habrá una competencia entre cinco tecnologías de hardware cuántico durante esta década. A día de hoy todas tienen compensaciones únicas de rendimiento y escalabilidad, y se está deliberando sobre cuáles lograrán una ventaja decisiva. Grandes empresas establecidas como IBM, Google, Honeywell y Amazon Web Services están invirtiendo fuertemente junto a nuevas empresas bien financiadas como IonQ, que salió a bolsa este año con una valoración inicial estimada de u$s 2 mil millones.

El desarrollo de la computación cuántica no requiere solo innovaciones de hardware y software, sino también de casos: las empresas deberán determinar y analizar los problemas que deben abordar las computadoras cuánticas. Esto ya está sucediendo hoy en día en industrias como la farmacéutica, servicios financieros, energía y retail.

Estimamos que la inversión institucional y corporativa en tecnología cuántica tendrá un aumento muy significativo, ya que desde 2018 hasta ahora, el aumento del interés ya representa un cambio crítico.

Managing Director de BCG Platinion en Sudamérica, de Boston Consulting Group

Dejá tu comentario