En 2012, Durán Barba ya fue procesado por "campaña sucia"
El macrismo ya tuvo serios problemas judiciales en el pasado por acusaciones de "campaña sucia", tal como ahora denuncia el precandidato presidencial del Frente para la Victoria, Daniel Scioli. En 2012, el jefe de campaña de Mauricio Macri, el publicista ecuatoriano Jaime Durán Barba, fue procesado junto a dos socios por acciones contra el excandidato porteño Daniel Filmus.

El Frente para la Victoria presentará ante la Dirección Nacional Electoral una denuncia por "difamación" contra el frente Cambiemos que lidera Mauricio Macri, al que acusa de lanzar una "campaña sucia" al utilizar por las redes sociales fotografías e imágenes falsas para perjudicar la imagen de Scioli.

"La campaña de difamación incluye fotos de catástrofes ocurridas en países de Centoamérica o de situaciones que sucedieron hace años, ediciones de imágenes falsas de Daniel Scioli y de Karina Rabolini en lugares paradisíacos y con un sólo objetivo: difamar al candidato presidencial oficialista que ganó las últimas PASO en Argentina", señala la presentación.

Se refiere así en imágenes difundidas desde cuentas de Twitter y Facebook que luego fueron viralizadas y potenciadas por dirigentes de Cambiemos como Elisa Carrió y Laura Alonso, detectadas y posteadas entre las 20 y las 21 del 12 de agosto.  

Tres años atrás, la jueza federal con competencia electoral María Servini de Cubria procesó y embargó por 130.000 pesos a cada uno, a Durán Barba, José Garat y Rodrigo Lugones, imputados de violar el artículo 140 del Código Electoral que prevé hasta dos años de prisión a quien "con engaños indujere a otro a sufragar en determinada forma o a abstenerse de hacerlo".

La campaña sucia, dijo la magistrada en su fallo, tuvo "una clara intencionalidad de sobrepasar el pequeño ámbito de la elecciones local de autoridades vecinales, para lograr influir en la intención de voto del electorado a nivel de la próxima elección presidencial".

La investigación se inició por la denuncia de una falsa encuesta telefónica realizada durante la campaña electoral para renovar jefe de gobierno porteño, en julio del año pasado, en la que se vinculaba al padre de Filmus con el exapoderado de las Madres de Plaza de Mayo, Sergio Schoklender.

"Los nombrados organizaron y realizaron una campaña tendiente a inducir el voto mediante engaños, a una cantidad indeterminada de ciudadanos" porteños a favor de Macri y en contra de Filmus, sostuvo Servini en el fallo en el que también consideró que la operación "sobrepasó" el ámbito comunal.

Según Servini de Cubría se buscó "sembrar dudas sobre la idoneidad de un candidato del mismo signo político de quien fuera candidata a la presidencia de la nación por la coalición gobernante".

El engaño denunciado por Filmus consistió en informar falsamente que su padre octogenario, Salomón Filmus, era arquitecto del plan Sueños Compartidos, tras lo cual el mensaje preguntaba si igual lo votaría.

Pero en otros 17 archivos de audio encontrados durante la investigación y citados en la resolución, la campaña hacía otras preguntas del debate nacional que incluyeron los que Servini denominó una "simulación de origen".

"Te estamos llamando de parte de Daniel Filmus y Hugo Moyano. Con Cristina hemos recuperado la dignidad y ya es hora que la ciudad de Buenos Aires se sume al proyecto nacional", decía uno de esos llamado apócrifos.

Otro mensaje falso señalaba que "Hugo Moyano ha dado su apoyo a Daniel Filmus a cambio de lugares en la lista de legisladores y futuros cargos" y preguntaba si esos cargos eran suficientes o deberían ser más.

"¿Usted votaría a un candidato a jefe de gobierno que quiere garantizar un derecho de protesta de los piqueteros?" o "¿Usted sabía que Pitu Salvatierra, la persona que lideró la toma del Parque Indoamericano en diciembre pasado es empleado de la candidata a legisladora kirchnerista Rachid y al mismo tiempo protegido de Daniel Filmus?", figura entre los mensaje emitidos.

La campaña fue enviada a unos 600.000 usuarios telefónicos tanto en Capital como en el conurbano por el call center Tag Continental, según informaron las prestadoras telefónicas a la justicia. Simultáneamente la misma información falsa fue distribuida mediante masivos envíos de twitter.

El publicista negó tanto en declaraciones de prensa como en un escrito presentado ante la jueza toda responsabilidad en el episodio, además de poner en duda que el procedimiento fuera un delito.

Tras la denuncia de Filmus, Servini ordenó el allanamiento de las empresas Tag Continental, Conectic SRL y NSS, vinculadas a Lugones y Garat, quien son socios de Durán Barba.

Las pericias técnicas realizadas por la Gendarmería sobre una treintena de computadoras secuestradas en esos procedimientos concluyeron que desde ellas se realizaron los llamados a través de servidores ubicados en Estados Unidos.

En el mismo edificio donde estaban las empresas también se encuentra la consultora Opinión Confidental, propiedad de Durán Barba y Asociados, en la que Garat y Lugones son socios.

Fuentes de la causa, en la que Filmus fue patrocinado por el ex camarista federal y ex ministro de Justicia, León Arslanian, dijeron que es la primera vez que se aplicó este artículo del Código Electoral.