22 de noviembre 2023 - 20:01

Caída en los subsidios y dispersión en las facturas: radiografía de las tarifas

Los subsidios energéticos, que explican el 94% del déficit primario, continúan a la baja en términos reales. El sector espera medidas del nuevo gobierno: las familias de ingresos medios y bajos pagan menos del 18% del costo de generación.

Edesur Tarifas Luz Electricidad Factura.jpg

En la implementación del plan “motosierra”, los ojos de los expertos en finanzas públicas miran de cerca los subsidios energéticos, dado que representan uno de los mayores gastos del Estado. Es que si bien en lo que va del año vienen bajando en términos reales, también el sector energético observa que se da al mismo tiempo de un retraso en las boletas de luz y gas, y donde dos tercios de las familias pagan menos del 20% del costo de generación de la energía.

Conocido el dato de déficit primario de octubre, el economista Nadin Argañaraz elaboró un cuadro con los principales gastos: allí se observa que subsidios a la energía representó 1,23% del PBI en el acumulado del último año. El principal es jubilaciones y pensiones, le sigue salarios, programas sociales y en cuarto lugar subsidios.

En la misma línea, el Observatorio de Tarifas y Subsidios que elabora el IIEP (UBA-Conicet) mostró que los subsidios a la energía cayeron 19,9% en términos reales en el acumulado a noviembre.

La mayor baja se dio en la transferencia más relevante que es a Cammesa, que representa el 54% de las transferencias energéticas ($1.392.793 millones). Tuvo una caída en términos reales del 39,6%.

Hubo dos sectores donde se registraron subas: el gasto acumulado a noviembre en Enarsa fue de $350.098 millones, un aumento del 34,1% real debido a la compra de barcos de GNL. Las transferencias por el Plan Gas.Ar, que son incentivos a la producción de gas natural, también tuvieron una suba real del 79,8%, por desembolsos del Estado de $29.418 millones a las empresas.

Los subsidios a la energía representan el 76% de los subsidios totales. En términos absolutos, es el rubro con mayor incremento nominal ($1.089.781 millones). Para tomar una magnitud, los subsidios energéticos representan el 94% del déficit primario. El año pasado eran el 100%, mientras que en 2020 esa variable ascendía al 145%, según el documento.

Radiografía de las tarifas

Un análisis del informe del IIEP indica que la factura final promedio de un hogar de altos ingresos es 2,5 y 2,4 veces superior respecto de la factura de un hogar N 2 y N 3 (ingresos bajos y medios) respectivamente. La factura promedio total país es de $12.430 para un hogar de altos ingresos (N1), $ 5.248 para un hogar de ingresos medios (N3) y $4.869 para un hogar de ingresos bajos (N2). La comparación de los cuadros tarifarios entre jurisdicciones indica que las facturas finales más bajas se encuentran en EDESUR y EDENOR para los N1.

Según se establece en la Resolución 884 de la Secretaría de Energía, que aprueba la Programación Estacional de verano para el Mercado Mayorista Eléctrico, el Precio Estabilizado de la Energía (PEE) entre el 1° de noviembre de 2023 y el 30 de abril de 2024 alcanza los $20.460 por MWh en noviembre-enero y $ 24.711 en febrero-abril para los hogares N 1, mientras que para los hogares N 2 y N 3 es de $/MWh 2.981 y $/MWh 3.756 durante todo el período. En la actualidad, los hogares N 1 de altos ingresos pagan el 100% del costo de la energía mientras que los hogares de ingresos bajos y medios pagan el 15% y 18% respectivamente. Sin embargo, según se desprende de la resolución, en el trimestre febrero-marzo-abril los hogares N 2 y N 3 pasarán a cubrir el 12% y 15% del costo de generación eléctrica, en ausencia de incrementos en el precio estacional.

Peso de las facturas en los salarios

Tanto la factura promedio de energía eléctrica como la factura promedio del servicio de gas natural del AMBA se redujeron en términos reales desde diciembre de 2019, según el documento. "Es esperable que en ausencia de nuevos incrementos, la factura final promedio de los servicios energéticos se reduzca en términos reales hacia finales del año debido a la dinámica inflacionaria que se aceleró a partir de agosto", agregó. La factura promedio de energía eléctrica para los usuarios del Nivel 2 (bajos ingresos) y nivel 3 (ingresos medios) cayeron en términos reales un 44% y 38% respecto de la factura pre-segmentación, mientras que en el caso de los N 1 la recomposición desde la pre-segmentación (a pesar de la caída real a partir de junio de 2023) fue del 110%.

Con respecto al peso de las facturas en los salarios, el salario RIPTE estimado en noviembre indica que el peso de los servicios energéticos de un usuario N 1, N 2 y N 3 representan el 3,8%, 1,4% y 1,3% del indicador respectivamente. Indicador que se encuentra en retroceso desde mayo "debido al congelamiento tarifario y el aumento nominal de los salarios", explicaron.

El peso máximo de los servicios públicos energéticos sobre el salario RIPTE se observa en junio de 2019 con una carga del 5,6% sobre el salario promedio registrado. La caída en la representación de los servicios energéticos sobre el salario RIPTE responde a tres efectos, según el trabajo: por un lado, el congelamiento de las tarifas de gas para todos los usuarios; por otro lado, a aumentos tarifarios en energía eléctrica por debajo de la inflación mensual; y por último al aumento nominal de los salarios.

Dejá tu comentario