Edición Impresa

Enojo de importadores: autos de alta gama con menor alivio impositivo

Los O km de menos de $1.485.900 quedarán exentos. Se estimaba un valor mayor. El cambio se debió a una corrección del cálculo por la inflación.

A partir del 1° de junio aumentará 6% la base imponible sobre la que se calculan los Impuestos Internos para los autos de alta gama. De esta manera, desde esa fecha y hasta el 31 de agosto, sólo los vehículos de más de $2.140.000 de precio al público pagarán este tributo, conocido como impuesto “al lujo”. Así lo pudo confirmar Ámbito Financiero al acceder a la resolución 4257 del organismo impositivo que también establece los montos para el pago de este gravamen de motos y embarcaciones. Según esta norma, los vehículos automotores de un valor mayorista superior a $1.485.900 (antes de impuestos) estarán alcanzados por una alícuota impositiva de 20% que, por la forma del cálculo, significa un incremento del valor del 0 km de más de 25%. En realidad, la AFIP sólo difunde el nuevo esquema que surge de los cambios realizados meses atrás.

El régimen de Impuestos Internos fue modificado a fin del año pasado cuando se introdujo en el Presupuesto 2019. En ese momento se estableció que a partir del enero pasado, el ajuste del piso imponible se realice de manera trimestral en base a la inflación acumulada en ese período. Hasta ese momento se realizaba de forma anual y por un porcentaje que quedaba en la discrecionalidad del funcionario de turno. Con este cambio se buscó dar previsibilidad. Es cierto que hay confusión en el sector por el número final al que se llegó. La base vigente está en $1.400.000 y se creía que sobre ese monto se debía aplicar el ajuste inflacionario del trimestre que fue de 11,8%. Eso daría una base de $1.565.000, es decir $125.000 más del valor que regirá desde junio. Sin embargo, desde el Gobierno, explicaron que el valor actual fue estimado a fines de diciembre por la inflación que se preveía para 2018 más el primer trimestre del 2019. Como el costo de vida durante este año fue mayor, ahora se hace un ajuste. A partir del 1° de septiembre, se ajustará por la inflación acumulada entre abril y junio.

La noticia no cayó bien entre importadores ya que esperaban un incremento mayor (también afecta a la Toyota SW4 de producción nacional). La suba del dólar de los últimos tiempos, incrementó los valores en pesos de muchos modelos lo que hace que caigan en el impuesto. La forma de evitarlo es mediante la reducción de los márgenes o, directamente, vender “al costo”.

Tal como había adelantado este diario, la presión impositiva en este segmento de vehículos supera el 60% pero como muchos modelos se están vendiendo con fuertes descuentos, el impacto tributario puede llegar al 70% del valor real de venta.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario