Economía

Es clave generar confianza en los depositantes en dólares

En las últimas jornadas los bancos dicen que se desaceleró la salida de depósitos. En agosto se fueron $56.100 M de plazos fijos en pesos y u$s5.555 M de argendólares. ¿Por dónde se van las reservas?

Desde que comenzó la crisis venimos advirtiendo la importancia de monitorear el comportamiento de los depósitos privados en dólares (argendólares) que además son clave para la suerte de las reservas del BCRA. Los últimos datos del BCRA muestran que al 3 de setiembre pasado los argendólares han caído u$s7.556 millones desde las PASO (a razón de u$s472 millones diarios) a u$s24.944 millones. Está claro que el quiebre vino tras las Primarias. Hasta ese momento, en las primeras siete jornadas de agosto, los argendólares mostraban un aumento de u$s336 millones (u$s42 millones diarios) a u$s32.500 millones. A partir de ahí, el resultado electoral y los sucesivos desaciertos del Gobierno y la oposición, más los anuncios oficiales de un improvisado canje de deuda y controles cambiarios dieron lugar a un drenaje diario de u$s421 millones que totalizó entre el 12 y el 30 agosto a u$s5.891 millones. Esto en setiembre se potenció. En las dos primeras jornadas se fueron u$s1.665 millones, o sea, u$s833 millones diarios. Según estimaciones del sistema financiero, desde el martes pasado se percibe cierta desaceleración en este drenaje. Recién esta semana se irán conociendo los datos oficiales. Lo relevante de todo esto es, como señala Rodolfo Santángelo, de MacroView, que se frene la caída de los argendólares porque contagian al resto de los depositantes. Además, como ya adelantó este diario, no todos los bancos están posicionados igual en términos de nivel de liquidez en argendólares. Porque hay bancos que prestaron más que otros. El sistema tiene, en promedio, el 50% de los argendólares “cash” en el BCRA y el resto prestado (principalmente a exportadores) y algo en Letes en dólares. De modo que los bancos que prestaron más que el promedio tienen menos “encajes” en el BCRA. Al respecto, vale recordar que no hay redescuentos en dólares. O sea, el BCRA no puede dar asistencia en dólares a diferencia de si poder hacerlo vía Pases o Redescuentos en pesos.

A esta altura está claro que lo que pase con los argendólares tiene repercusión en las reservas del BCRA. Desde las PASO hasta el 6 de setiembre pasado (último dato) las reservas cayeron u$s15.360 millones a u$s50.949 millones. En agosto se perdieron u$s13.799 millones: antes de las PASO u$s1.591 millones y después, u$s12.208 millones. La misma aceleración de caída de los argendólares.

El impacto de los argendólares sobre las reservas se ve claramente al analizar los datos del BCRA. Desde el 12 de agosto (post-PASO) hasta el 3 de setiembre las reservas cayeron u$s14.157 millones. De los cuales solo el 15,3% se explica por venta de divisas, mientras que un 2% son pagos a Organismos Internacionales, casi 36% Operaciones del Gobierno y cerca del 46% a caída de encajes de argendólares. Pero si se excluye la “sorpresiva” cancelación del REPO con bancos extranjeros (u$s2.639 millones), las reservas cayeron más del 56% por la baja de encajes, 21% por Operaciones del Gobierno y casi 19% por venta de divisas.

Por lo tanto es clave que se regenere la confianza entre los depositantes en dólares, no solo para no contagiar a los de pesos, sino para frenar la pérdida de reservas. Cabe señalar, para que ningún trasnochado elucubre artilugios, que esos encajes en dólares pertenecen a los depositantes, no al BCRA. Por más que los computen como reservas, no lo son, son depósitos de la gente. Para tener dimensión de la actual caída de los argendólares, Cristian Traut, de First Capital, señala que en el último semestre de 2001 se retiraron más de u$s5.600 millones sobre un stock en aquel momento 50% mayor al nivel que tenían los bancos previo a las PASO. Según MacroView destaca que en el último evento, en 2012-2013, pasaron de u$s12.000 millones a u$s6.700 millones. En 2019, la caída en agosto equivale al 17,3% y desde las PASO el 23,2% del stock total.

Por el momento no se ve mucho contagio hacia los depósitos privados en pesos, sobre todo en los plazos fijos. Estos en agosto cayeron más de $56.000 millones (4% los no ajustables y 17% los ajustables).Hasta antes de las PASO crecieron $6.200 millones, luego cayeron $65.000 millones. Pero ya no hay margen para el error. Todo a está a flor de piel para los ahorristas. Encima se entra de lleno ahora en la campaña electoral. No hay otra que cruzar los dedos.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario