Academia con nueva publicación

Espectáculos

“Temas”, publicación anual de la Academia Nacional de Bellas Artes, acaba de editar su número de 2019, “Vestigio y protoforma en el arte contemporáneo”, ocho ensayos a cargo de miembros de la institución e invitados especiales. En el texto introductorio su presidente, Guillermo Scarabino, se refiere a los términos del título ya que “el vestigio aparece como una alusión al pasado y la protoforma como una promesa de futuro”.

Antonio Sergio Antonini llama a su texto “Orígenes y tránsito a la contemporaneidad”, donde sintetiza la historia de la arquitectura moderna y analiza figuras innovadoras como Le Corbusier, Gropius, Mies van der Rohe y la influencia de la Bauhaus. Sergio Baur ilustra “Trazos de la prehistoria: artistas modernos y contemporáneos” con obras que Louis Figuier publicó en 1873 en “L’Homme Primitif”. Alberto Bellucci apela a la poesía de Shakespeare, Borges, Machado y otros para acompañar sus paseos tempranos por la playa con su cámara fotográfica.

Gracia Cutuli dedica su texto “Encarceló su locura, libró su arte” a Arthur Bispo do Rosario (Brasil, 1911-1989), un caso de esquizofrenia paranoide cuya vida transcurrió en la Colonia Juliano Moreira.

“Sobre huellas y vestigios en la obra de José Alberto Marchi” es el resultado de un encuentro en su taller entre Graciela Taquini, su colega académica, Daniel Varela y Omar Carrado, ambos expertos en música. Su obra de los comienzos era figurativa, muchos personajes, generalmente un atelier, tema principal: la pintura, la enseñanza y el aprendizaje.

Elena Oliveras inicia “El vestigio en el arte contemporáneo” citando al filósofo francés Jean- Luc Nancy, que se pregunta sobre “lo que queda del arte en un mundo donde este concepto da claras pruebas de agotamiento”. Analiza las obras de los argentinos Ana Tiscornia, Jorge Macchi, Diego Bianchi, Leopoldo Estol, Carlos Herrera y Enio Iommi. El arte como vestigio, la retirada de la imagen, la desaparición del Gran Arte, el exceso de arte y en palabras de su autora “nuestra época, productora de desperdicios, el arte los recupera”.

Nelly Perazzo y Alejandro Schianchi escribieron conjuntamente “El vestigio y el sentido”, texto en el que analizan los collages del alemán Kurt Schwitters (1887-1948), las obras del gran contestatario belga Marcelo Broodthaers (1924-1976) y del argentino Villar Rojas, cuya instalación en la terraza del Met neoyorquiino durante 2017 incluía fragmentos y reproducción de su patrimonio en 3D.

El último texto “Kandinsky (1866-1944) - Antes y durante el alba abstraccionista”, fue escrito por Jorge Taverna Irigoyen (1934-2020). Recorre la vida de un artista que transita por una época revolucionaria de las ideas en las sociedades, de los textos y de las formas. En 1914 Kandinsky reconoce las tres fases de su búsqueda: niñez y juventud, un aficionado. La de sus estudios en la que sus impulsos cobrarían una forma más definida y la época en la que adquirió conciencia de que la forma real era para él, superflua. Un artista que a lo largo de su vida dejó huellas, vestigios. “Había puesto de pie a la abstracción”.

Dejá tu comentario