17 de junio 2024 - 14:16

"Adán según Eva", la reversión de Mark Twain, llega al off

Teresa Costantini y Alejandro Maci protagonizan esta adaptación escrita por Maci y que ya pasó por Uruguay y la Feria del Libro. Desde el miércoles en Dumont 4040.

Teresa Costantini y Alejandro Maci en Adán según Eva. 

Teresa Costantini y Alejandro Maci en "Adán según Eva". 

“El diario de Adán y Eva de Mark Twain, tal como fue escrito hace 120 años, ya no tiene gracia, quedó anacrónico, me propuse aggiornarlo”, dice Alejandro Maci, quien presenta junto a Teresa Costantini una reversión con otro título, “Adán según Eva (crónica de un desencuentro)”.

Luego de su paso por La Feria del Libro y su debut en José Ignacio durante el verano, se estrena el miércoles en Dumont 4040, con actuaciones de Maci y Costantini, cuenta con vestuario de Virigina Vega, los músicos en escena Fabián Picciano, Pol Medina y luces de David Seiras. Conversamos con Maci y Costantini.

Periodista: ¿Cómo es esta revisión aggiornada del clásico de Twain?

Alejandro Maci: Teresa el año pasado me trajo la propuesta de hacer los diarios de Adán y Eva en un pequeño espacio teatral que se abrió en José Ignacio, Uruguay, un teatro al aire libre precioso en el bosque. El texto lo había leído en la adolescencia y no lo tenía presente así que me lo mandó y le dije que lo veía desactualizado de los tiempos que corren. La obra que hoy tiene 120 años resulta machista, no tiene la gracia de otro momento cuando estábamos acostumbrados a una posición femenina tan desigual. Después de un tiempo escribí un nuevo texto ya no proviniendo del original sino ligado a un juego nuevo. Le encantó a Teresa y entonces hicimos dos representaciones en ese espacio que fueron muy bien. Esas dos representaciones inspiraron lo que se hace ahora en Dumont 4040.

Teresa Costantini: Esta obra sobre los fundadores de la raza humana y donde es Adán según Eva muestra una Eva militante, que no está en la sombra, que quiere ocupar el espacio de la mujer que sabe. Siendo estos seres primitivos hay un texto disruptivo y divertido de Maci que muestra una lucha entre Eva y este Adán que se considera el primero, tiene la soberbia de decir que todo lo sabe y ella doblega ese discurso. En ese Edén de los inicios aparece quién quiere ser la Eva de este siglo.

P.: ¿Qué puede decir del texto?

A.M.: Hay una posición muy distinta de Eva, por eso antecede y es Adán según Eva, porque es una Eva del siglo XXI, aggiornada, militante, en un juego de humor y planteado desde un chiste escénico, es más provocadora y no la mujer más respetuosa y detrás del hombre como planteaba el texto original.

P.: ¿Por qué quisieron tomarlo y readaptarlo?

A.M.: El texto clásico hoy no me hace sentido, el humor que pretendía tener ya no nos hace reír, inclusive me encontré con algún pasaje que decía “Adán a veces me pega pero yo me irrito”, estamos todos por un mundo donde eso nunca más suceda. Había que mantener el tema de la primera célula de la pareja, el primer amor pero con las cuestiones genéricas en crisis.

T.C.: Yo tenía un recuerdo de este texto que hicieron la China Zorrilla y Carlitos Perciavalle y cuando me ofrecieron este espacio en José Ignacio quise volver a este texto. Somos vecinos con Maci y quise tirarme a la pileta con él. No sabíamos donde iba a ir, Maci escribió una versión muy propia y de estos tiempos donde hay una revisión histórica, un descubrimiento del feminismo y la militancia de Olivia Landon, la esposa de Twain.

TERE_ALE_FINAL-08.jpg

P.: ¿Cómo aparece la mujer de Twain, activista por los derechos?

A.M.: Es otro de los grandes olvidos del libro de Twain, Olivia Landon fue la mujer de Twain y fue una activista conectada con las sufragistas de la época, por eso forma parte de este juego su posición. Me parece un olvido inaceptable de una mujer tan de avanzada que estuvo a la par con él, eran viajeros e inventores.

T.C.: Hay mucho de la mujer de hoy en la Eva de Maci, una Eva militante, activista, con mucha garra y también está la Eva esposa y compañera que descubre al hombre y se enamoran. Descubre la felicidad de estar de a dos. Olivia y Mark fueron muy unidos, es una historia de amor y que habla del comienzo de la raza humana de una manera diferente.

P.: ¿Y el hombre cómo es retratado? ¿Qué lugar ocupa hoy?

T.C.: El hombre hoy parece a veces que está muy asustado viendo qué puede hacer o decir, pero el rol de Adán en la obra es el de comprender, descubrir a la mujer y empareja los roles a partir del encuentro. En la obra se muestra un equilibrio desde el desencuentro al encuentro, el equilibrio que debemos construir hombres y mujeres. Cuando hay que luchar por ciertos espacios y lugares que fueron negados a la mujer. Se habla de Mark y no de Olivia, que además era escritora. Hubo momentos de matriarcados en la historia pero dominó la fuerza del hombre y sigue siendo una lucha. El desafío hoy es hacer comprender al hombre que somos pares.

A.M.: Es un hombre que todavía se aferra a las viejas estructuras, a un modo de sujeción y dominación que se pone en crisis en este juego. Parte de la comedia tiene que ver con una Eva distinta que la hace ver a Adán una época y vinculo diferentes. La puesta será en un espacio con mesas, da una desestructuración del lugar bastante atractiva que Dumont permite en una de sus salas.

T.C.: Este es un teatro itinerante que tenemos en la valija listo para llevar a los escenarios. Estaremos durante un mes. Llegar a una sala de teatro nos obligó a una puesta de luces, escenografía, tenemos un equipo y armamos puesta liviana y nos moveremos lo que haga falta. Si no dejan quedarnos porque va bien nos quedaremos y la idea es convocar a otros elencos para que hagan la obra y tener otras miradas y generaciones.

Dejá tu comentario

Te puede interesar