Congreso sobre museos y mundo global en Alemania

Espectáculos

Con motivo de la celebración su décimo aniversario, el Centro de Arte y Medios (ZKM) de Karlsruhe, Alemania, organizá el Congreso Internacional «Museos de arte contemporáneo en el mundo global», que se llevará a cabo junto con otras actividades durante el mes de octubre.

Cumplida esta primera década en la que afianzó su papel como centro de difusión del art media, el ZKM se propone ampliar su misión desarrollando actividades centradas en el tema la globalización del arte contemporáneo. El Congreso incluye proyectos de cooperación internacional con otras instituciones y curadores. Invitados por Peter Weibel y Hans Belting, ya fueron convocados, entre otros, Kenson Kwok (Singapur), Oscar Ho (Hong Kong), Fumio Nanjo (Tokio), Ramón Lerma (Manila), Rustom Bharucha (Calcuta), Colin Richards ( Johannesburgo), Ron Radford ( Canberra), Alexandra Munroe (Nueva York), Graciela de la Torre (México) y el autor de esta nota por la Argentina.

La independencia alcanzada por las antiguas colonias del Asia y del Africa, una más decidida atención prestada a América Latina, la caída del muro de Berlín, suscitaron una multiplicación de los intereses culturales. El monopolio cultural de Occidente empezó a ceder; y hoy, aunque todavía prevalezca, sus características ya no son tan rígidas. Paul Ricoeur, que tan agudamente reflexionó acerca de estos episodios, decía ya en la década del '50: «De pronto advertimos que hay varias culturas en lugar de una sola. Que existe la posibilidad de que haya otros, que nosotros mismos seamos un otro entre otros». Y refiriéndose a la universalización, señalaba el dilema de los países recién emancipados: «Por un lado, tienen que arraigarse en el suelo de su pasado, forjar un espíritu nacional y desplegar esta reivindicación espiritual y cultural. Pero para tomar parte en la civilización contemporánea, les es necesario al mismo tiempo tomar parte en la investigación científica, técnica y política, algo que a menudo requiere real, puro y simple abandono de todo el pasado cultural. Es una paradoja: Cómo llegar a ser contemporáneo y, a la vez, regresar a las fuentes; cómo revivir una antigua y dormida cultura y participar de la universal al mismo tiempo».

La solución propuesta por Ricoeur es un auténtico diálogo entre las culturas del mundo. Ese encuentro, quizás inimaginable hacia 1945, se abrió poco después. Es cierto que avanzó lentamente, que aún no se ha verificado en plenitud y de manera sistemática como para ser auténticamente coproductivo. Pero existe y conforma la base del nuevo mundo que se está gestando. La política y la economía, la ciencia y la técnica, se orientan a la universalización. Sin embargo, y no como una reacción opositora, ha acendrado el regionalismo.

  • Nuevas definiciones

    El auténtico encuentro de culturas preconizado por Paul Ricoeur es un diálogo entre regionalismos culturales que afianza las culturas locales. En este sentido es que el Centro de Arte y Medios (ZKM), dirigido por Peter Weibel, ha proyectado las actividades y el congreso sobre Arte Global y Museos: se propone plantear nuevas definiciones y evaluaciones del arte en la era de la globalización, a principios del tercer milenio. El ZKM desarrolla actividades en cuatro áreas de investigación: el Instituto de Música y Acústica, el de Medios Visuales, el de Medios, Educación y Economía y el Instituto de Cine. Una sala de conciertos y, además, el «Klangdom», un estudio de grabación digital. Desde su fundación, el ZKM y sus museos, el de Medios y el de Arte Contemporáneo, han sido dirigidos con una concepción que transciende las habituales funciones de preservación y colección museística. Se convirtió en un espacio para la reflexión que desafía al visitante estimulando su participación y discusión crítica.

    La globalización del arte contemporáneo no ha llegado a la escena de los museos. Es una experiencia confinada al mercado y eventos como ferias que sólo se interesan por la comercialización de las obras. Los cambios sociales y económicos en la proyección del arte plantean que se repiense el perfil de los museos y que el futuro no quede en manos de los marchands. Los museos de arte son desafiados por el impacto de los nuevos desarrollos globales. La expansión de la producción artística exige el tema de su institucionalización.

    Nuevos museos son fundados casi continuamente en todas partes del mundo y la mayoría de ellos no han revelado todavía sus visiones, sus políticas culturales y problemas para acompañar la educación de las generaciones jóvenes. El sentido político y los fines sociales del museo público de arte terminaron por diluirse en la Europa de la segunda mitad del siglo XIX, hasta llevarlo a los tiempos de las galerías particulares. Los curadores de los museos los convirtieron en santuarios laicos a los que sólo asistían los conocedores y los artistas, quienes iban a solazarse con el pasado, en una cotidiana y exclusiva peregrinación a las fuentes.

    Theodor Adorno subrayó, con razón, que entre un museo y un mausoleo no había tan sólo una diferencia fonética. La informática ha trastocado los comportamientos económicos y sociales, imponiendo una cultura planetaria de la imagen visual con el advenimiento de nuevas prácticas para la civilización: aprendizaje, investigación y educación. La renovación de los años '60 ocurrió fuera del museo, aún en la calle. Hoy las instituciones de arte deben proponer nuevos tipos de acercamiento a los espectadores y especialistas. El arte ingresó en el consumo cada vez más creciente de cultura, acicateado por el dominio cada vez mayor de los medios de información y por las inauditas posibilidades de la imaginería electrónica.

    El Congreso del ZKM se propone responder al impacto de esa globalización y fomentar la interacción y cooperación de los museos en distintas partes del mundo. Para diseñar nuevas visiones y experiencias que respondan a necesidades locales o a nuevas exigencias de los cambiantes modos de producción artísticas. Hoy la cuestión postcolonial no puede ser más ubicada en las antiguas colonias y sus actuales museos. Europa enfrenta un nuevo desafío para desarrollar una relaciónpostcolonial con otras culturas y su concepto de arte. Ese diálogo implica un pensamiento postcolonial de ambos lados y requiere un diálogo en términos iguales.

    Las migraciones han generado una experiencia global en la vida de los artistas. El arte debe ser redescubierto en este contexto con la perspectiva de nuevas condiciones sociales y culturales. El CAYC inició una nueva mirada en 1969 con las enseñanzas de maestros como Gregorio Klimosvski, Eduardo Rabossi, Schuster, Jorge Romero Brest, John Cage, Abraham Moles, Umberto Eco, que colaboraron ampliamente con su experimentación audiovisual. El ZKM busca ofrecer en el Congreso de octubre un primer acceso a estas transformaciones en curso que están cambiando la escena del arte, los museos y los centros de investigación.
  • Dejá tu comentario