"El resquicio"

Espectáculos

«El resquicio» (íd., Argentina, 2003, habl. en esp.). Guión y dir.: A. Yoma. Int.: A. Spinelli, D. Brignola, J. López, A. Mampel, A. Yoma y otros.

Un muchacho de casi treinta años, profesional, bien instalado, de buen ver, se enamora como zonzo de una nena quinceañera con vocecita de nena y malhumor adolescente. Al parecer no es calentura, ni siquiera perversión, sino un enamoramiento inexplicable. Sobre todo para los amigos, que escuchan sus confesiones y a veces lo alientan en sus propósitos.

Los amigos son dos langas más jóvenes que él, otro quizá mayor, a juzgar por el vocabulario que emplea, y -desentonando todo-una bestia peluda impresentable, que trabaja en un sex-shop, parece simbolizar la libido salvaje y el costado cínico del grupo («¿Qué necesita una mujer? Cash»), y termina haciendo, curiosamente, una inesperada y muy atinada observación romántica. Extraño personaje, un tanto irreal e inarmónico, solo conjugable con cierto subconscienteque envuelve el relato, y también con ocasionales juegos de montaje. Por ejemplo, alguien cuenta cómo le fue anoche con una chica, y este sujeto irrumpe dentro del recuerdo, a los gritos con una muñeca inflable.

¿Y cómo le va a nuestro personaje con su chica? Digamos que ella está en otra cosa, pero él tiene su teoría.

Precisamente, el resquicio del título alude al momento justo en que un hombre puede vencer las defensas de la mujer, lo que al enamorado le funciona... al menos con otra. Cuál es el momento justo, esa es la enseñanza de la película.

Lo cual (veámoslo como un mérito) carece de pretensiones, es bastante llevadera, breve (otro mérito), sabe jugar con sus materiales, se asoma un poquito a lo prohibido, se asume como mera comedia sentimental, propicia otros personajes apreciables (la hermana mayor de la nena, el portero de rara sonrisa, etc.), y funciona como carta de presentación de un nuevo debutante,
Amin Yoma. Quizá le recriminen portación de apellido, quizá lo contraten para hacer una telenovela. Igual que con las mujeres, nunca se sabe.

Dejá tu comentario