Para los empresarios teatrales, volver al aforo de 30% es inviable

Espectáculos

Además de la normativa de horarios, la actividad se ve afectada por el factor psicológico de un público temeroso pese a la seguridad de las salas.

A raíz de las nuevas restricciones por la segunda ola de covid que comprenden, entre otras, el cierre de los bares y restaurantes a partir de las 23, la prohibición de circular entre las 0 y las 6, y la suspensión de espectáculos masivos, los empresarios teatrales nucleados en AADET se reunieron ayer para pedir por la revisión de otros de los puntos del decreto, como el 30% del aforo permitido en salas (se había alcanzado el 50% en teatros), y que se pueda adaptar las funciones a los horarios vigentes. Muchas quedan igual ya que arrancan a las 19, 20 ó 21, extendiéndose como mucho hasta las 23.30, y otras, que no puedan amoldarse a los nuevos horarios, se levantarán. Todo se evaluaba hasta ayer a la noche. Desde AADET, la asociación que nuclea a los empresarios teatrales, volvieron a subrayar que las salas no son focos de contagio.

¨Lo más preocupante es este regreso al aforo del 30%, porque es inviable y quedó demostrado en Mar del Plata. Eso dejará salas cerradas y generará cancelación de espectáculos que redundarán en más cierres. Eso es mucho más importante que los horarios y es más global. Los horarios se revén y otros que no se puedan reprogramar habrá que cancelarlas. Todo lo estamos estudiando porque es muy complejo este DNU a nivel nacional.Por ejemplo, de lo que ocurre en Neuquén parecería depender nuestras salas en Buenos Aires¨, dijo ayer Carlos Rottemberg a este diario.

Además de la normativa de horarios y el aforo, la actividad se ve afectada por el factor psicológico en un público temeroso a salir. Aquellos espectadores que hayan comprobado que el teatro es un ámbito seguro y cuidado, acaso puedan temer todo lo que trae aparejado llegar hasta allí y regresar, sin mencionar una mayoría de espectadores que no volvió a pisar un teatro desde el estallido de la pandemia. En ese sentido, Sebastián Blutrach, dueño de El Picadero y ex presidente de AADET, indicó que “vendrán dos meses complejos a nivel sanitario y económico. Afecta la suba de la curva pero también que la gente no quiera salir. Además venimos trabajando de manera testimonial desde lo económico y bajar el aforo al 30% es una mala señal para un sector que cumplió con todas las inversiones. El cierre a las 23 afectará a algunos espectáculos de trasnoche que venían funcionando muy bien con público joven, distancia y protocolo.¨

Desde que se conocieron las medidas, los sectores vinculados al quehacer teatral y musical mantuvieron reuniones para evaluar los pasos a seguir. En el Paseo La Plaza estuvieron abocados a coordinar las reprogramaciones de funciones, teniendo en cuenta que presentaban muchos shows que pasaban de la 1 de la madrugada. Lo mismo ocurrió con Microteatro, que abrió en La Rural con una buena propuesta de doce obras para adultos en espacios ventilados, otras tantas para chicos, microacústicos donde se podía bailar en cuadrados delimitados que dividían las burbujas y un espacio de gastronomía. El horario era el permitido hasta antes de las normativas, 2 de la madrugada, y pensaban seguir en mayo pero resolvieron cerrar a menos de un mes de abiertos y pese a la buena convocatoria.

Julieta Novarro, de Microteatro, dijo a este diario: ¨Fuimos el único teatro que se construyó ad hoc, somos pandemia friendly. Lo único que conservamos fue la duración de las obras, el resto cambió: salas de 230 m2, ninguna cuenta con tanto espacio para 30 localidades. Lo teatral se reformuló, había un patio gastronómico con una carpa no cerrada, un tinglado aparte , una inversión hecha junto con La Rural que hoy pienso que fue la peor decisión haber apostado en este contexto. Pero no quiero dejar de creer en el arte como herramienta. La idea era seguir pero a los sponsors les cuesta acompañar, a diferencia del público porque llegamos a 1000 personas por día. Esta medida nos mató económica y emocionalmente porque cerrar a las 23 implica cerrar a las 22 para hacer la caja y volver. Nos dieron con un caño. Esta es una norma que ataca nuestro tejido cultural porque da la sensación de que con estas medidas no se aplana la curva mientras los encuentros sociales seguirán siempre difíciles de controlar¨.

Corina Fiorillo, directora de “Algo podría salir mal", obra que se presenta en el teatro Metropolitan Sura, señaló: ¨Tuvimos una función llena con Casciari en el Met y no hubo un contagiado. Además se toman los datos de cada espectador. Como en Europa, hay que bajar el horario y seguir, porque lo que descontrola no es una actividad tan protocolizada como teatro sino los descontroles en la calle. Ayer en la avenida Corrientes había desborde, los transportes estaban colapsados, eso es lo que contagia. Hay que ser más rigurosos. El teatro va a seguir batallando y de a poco se recuperará. Es uno de los lugares más seguros porque necesitamos que se pueda hacer. Con mi grupo de teatro independiente nos hisopamos una vez por semana para poder ensayar y lo hacemos con barbijo¨.

Desde AADET emitieron un comunicado recordando que desde que se reactivó la actividad, el teatro y la música en vivo se desarrollan en forma responsable, y cumplen con los protocolos. Recordaron que los actores, técnicos y personal de teatros se hisopa preventivamente cada quince días, que se realizaron inversiones en mejoras de los espacios que garantizan la ventilación 100% natural con filtros F7, distanciamiento físico entre butacas y uso de barbijos en todo momento. Finalmente, AADET subrayó que durante estos 13 meses la actividad disminuyó en un 80% (Teatro) y 95% (Música en vivo).

Dejá tu comentario