Exposición del grupo "Artistas del Pueblo"

Espectáculos

Qué es, para qué sirve y cuál es la función del arte, preguntas para las que todavía se sigue ensayando respuestas eran las que se planteaban «Los Artistas del Pueblo-1920-1930», cuya exposición se exhibe en Imago-Espacio de Arte Fundación Osde ( Suipacha 658, Primer Piso).

Son 143 obras de un grupo de cinco artistas que tuvo importante gravitación en el desarrollo del arte argentino del siglo XX. José Arato, Adolfo Bellocq, Guillermo Facio Hebequer, Abraham Vigo y Agustín Riganelli tambien vinculados con los escritores del Grupo de Boedo, entre ellos, Elías Castelnuovo, Alvaro Yunque, Leonidas Barletta, con quienes compartían la idea de combatir por un arte comprometido.

Su curador, Miguel Angel Muñoz, lo define como «el primer grupo de arte social en la Argentina». Estaba compuesto por hombres provenientes de sectores populares que adherían a las ideologías obreras de la época y cuya utopía era la transformación de la sociedad por el arte. Fueron pioneros de la obra múltiple pensando en el pueblo como destinatario y tema privilegiado de sus obras, es decir, enfatizaron las imágenes de los sectores vulnerables y marginados , las mujeres, los obreros, los vagabundos.

Adhieren a una estética realista y urbana instalada en una Buenos Aires que podía catalogarse como ciudad moderna y en la que en los 20 se afianzaron las instituciones dedicadas al arte. Muñoz señala en el texto del catálogo que «además de preferir las técnicas más artesanales, la imagen debía ser accesible a los sectores populares, por ejemplo, el grabado y la gráfica utilizadas como estrategia para la popularización del mercado artístico».

Existían otros grupos, como «los pintores de la Boca», con Quinquela Martín a la cabeza, el grupo de Boedo, simpatizantes de las ideas anarquistas que tanta difusión tenían en el ambiente obrero e intelectual de Buenos Aires, su posición es combativa, impugnan el arte académico representado por Fader y Quirós y tambien el de vanguardia en el que estaban Pettoruti,Xul Solar, Del Prete.

Para comprender su beligerancia así como su compromiso, nada mejor que los dichos de Facio Hebecquer (1889-1935): «Tomamos parte activa en el movimiento revolucionario, vivimos con los obreros en el puerto, habitábamos los mismos casuchones sucios, comíamos en los mismos fogones inmundos. Sentí por primera vez la vergüenza de no ser más que un intelectual». Tambien recuperamos una frase que revela su coraje y que hoy debería ser objeto de reflexión: «Allí vimosclaro las masturbaciones psíquicas en el arte. Algo había superior a la 'plástica' y el 'arte' y ese algo era la criatura humana.»

Tambien Adolfo Bellocq (1973) señaló: «No puedo olvidar que nuestra escuela y estudios fueron la calle, el puerto, las fábricas, los inquilinatos, los corralones...», y así lo documentan sus grabados , tomando partido por los desheredados en títulos como «Viejos desesperados», « Vagos» o «Atorrantes».

Autor del Monumento a Florencio Sánchez y del Monumento a los caídos en la revolución del 6 de setiembre, las esculturas de Agustín Riganelli (1890-1949) remiten a mujeres de arrabal, madres proletarias que encarnan ideales humanitarios y de índole social. Describió el clima bohemio del taller de Facio Hebecquer, donde se reunían, entre otros, con Quinquela, Juan de Dios Filiberto, Discépolo. «Disentíamos en forma tal que los vecinos se alarmaban con nuestros gritos....no nos perdonábamos nada...se juzgaba la obra de cada cual con libertad...Facio Hebecquer había declarado la guerra a muerte a ese silenciar de las obras que es una táctica de los arribistas» (de una entrevista al artista en « Crítica» en 1935).

Abraham Vigo ( Montevideo 1893, Buenos Aires 1957) comenzó su obra gráfica en la década del 20, ilustró numerosas publicaciones como «Claridad», «Unión Sindical», «Para Ti», «El Hogar» y fue un escenógrafo destacado en teatros independientes (Teatro del Pueblo, Teatro Experimental de Arte), expuso bocetos escenográficos en Amigos del Arte y en 1943 obtuvo el Primer Premio en el Salón Nacional de Bellas Artes. Destacamos las apocalípticas aguafuertes « Rotativas» y «Tierra» (1936).

Además de las obras expuestas se incluyen publicaciones de la época como la revista «Contra», «Claridad», el original de «El ladrón Honrado» de Abraham Vigo, portada de la revista «Los Pensadores», las ilustraciones de Bellocq para el libro «Historia de Arrabal» de Manuel Gálvez.

Como actividades paralelas se han programado visitas guiadas y las mesas redondas «Arte y Compromiso» (el jueves 8 de mayo, a las 18), « Leonidas Barletta Teatro y Compromiso Social» (jueves 15/5, a las 18) «Literatura Social y Artes Plásticas: Boedo y los Artistas del Pueblo»( 22/5, a las 18). La muestra clausura el 31 de mayo.

Dejá tu comentario

Lo que se lee ahora