Cannes, entre el glamour y el mensaje político

Espectáculos

Ayer convivieron Tom Cruise (hasta con un espectacular desfile de acrobacia aérea) con el cineasta ruso Serebrennikov, enemigo de Putin.

Cannes - El cineasta ruso Kirill Serebrennikov proclamó un “¡no a la guerra!” en la presentación ayer de “La mujer de Chaikovski”, en competencia por la Palma de Oro, en una jornada en
la que Tom Cruise y su nuevo “Top Gun” garantizaron el espectáculo en Cannes. Los aviones de la Patrulla Acrobática de Francia tiñeron el cielo con los colores de la bandera francesa mientras la estrella de Hollywood y el equipo de “Top Gun: Maverick” estaban en lo alto de la escalinata del Palacio de los Festivales.

Horas antes, el director ruso Serebrennikov, crítico con su gobierno, había lanzado un “¡no a la guerra!” al termino de la proyección de su film que aborda sin tapujos la homosexualidad del compositor ruso Piotr Chaikovski. “Estoy totalmente convencido de que la cultura y la gente de la cultura pueden conseguir que esta guerra cese” en Ucrania, dijo el director de 52 años con gorra negra y gafas de sol, entre los aplausos de un auditorio lleno. La guerra “llegará a su fin, y entonces será el momento de la paz”, añadió el cineasta, de madre ucraniana.

La presencia de Serebrennikov, conocido por sus posiciones en favor de la comunidad LGTB+, era una de las más esperadas, después de que en las dos últimas ocasiones que compitió en el certamen, el año pasado con “La fiebre de Petrov” y en 2018 con “Leto”, no pudo viajar a Cannes por estar condenado por desvío de fondos, en un caso denunciado como una maniobra política por sus defensores. Desde el inicio de la ofensiva rusa, a finales de febrero, los organizadores del certamen ya se posicionaron y anunciaron que no recibirían a delegaciones oficiales. El festival también ha decidido programar a varios directores ucranianos, como el veterano Sergei Loznitsa y el joven Maksim Nakonechnyi. Y el film “Mariupolis 2”, del lituano Mantas Kvedaravicius, fallecido en abril en esta ciudad ucraniana, cuyas imágenes pudieron ser montadas por su novia. Con “La mujer de Chaikovski” arrancó la competición de los 21 largometrajes de este año. La otra película en puja de ayer fue “Las ocho montañas”, de los belgas Felix Van Groeningen y Charlotte Vandermeersch, sobre la amistad de dos chicos en los Alpes italianos.

Pero, sin duda, el momento más glamoroso de la jornada tuvo como protagonista a Tom Cruise, tres décadas después de su última visita a La Croisette. La estrella de Hollywood, que había llegado en helicóptero, realizó primero una charla con el público en la que defendió el cine en la gran pantalla. “Hago películas para la gran pantalla. Mis películas no saldrán directamente en las plataformas. Ir al cine es compartir una experiencia, sea cual sea nuestra cultura o lengua”, dijo el intérprete de 59 años ante una sala repleta.

Dejá tu comentario