Fuerte film iraní sobre un criminal "moralista"

Espectáculos

Un albañil, padre de familia, con unos cables sueltos en materia de moral y religión, sale de noche en la moto y a veces, cuando ve una mujer que quizá sea prostituta, la mata. Es una obsesión. Piensa que la ciudad, la sociedad misma, está sucia y que él ayuda a limpiarla. Lo que cuenta “Holy Spider”, araña santa, pasa en Mashhad, Irán, cerca de la frontera con Afganistán. Y lo que cuenta pasó de veras. A lo largo de once meses Saeed Hanaei acogotó dieciséis mujeres. Algunas eran prostitutas. Otras no. En agosto de 2001 la Policía lo identificó y la Justicia mandó ahorcarlo. Y aunque parezca mentira, mucha gente salió a defenderlo.
Sobre este caso, el irano-canadiense Maziar Bahari, creador del sitio IranWire, hizo en 2002 un documental, “And Along Came A Spider”, y en 2020 Ebrahim Irajzad hizo “Araña asesina”, producción enteramente iraní, donde queda bien pintada una educación prejuiciosa, intolerante. La madre del asesino es la primera que le llena la cabeza. Ahora vemos “Holy Spider”, tal es su título original, coproducción de Dinamarca, Alemania, Francia y Suecia filmada en Jordania por Alí Abbasi, un iraní que a los 20 años se recibió en la Politécnica de Teheran, se fue a estudiar en la Real Academia de Ciencias de Suecia, y se quedó en Escandinavia. “Holy Spider” es inquietante, buena y hasta muy buena para quienes quieran estremecerse con las escenas de muerte, que hacen sentir el pánico de esas pobres mujeres en el momento crucial. Algo más: el personaje principal es una mujer periodista que al querer investigar los crímenes choca con policías y demás hombres que acaso en el fondo simpaticen con el asesino. Esto suena a lugar común, pero funciona. Protagonista, Zar (nacida Zahra) Amir Ebrahimi, que alguna vez fue actriz de telenovelas iraníes, hasta que le descubrieron un video íntimo y logró escapar a Francia un día antes de ser condenada a 10 años de cárcel y 99 latigazos.

“Holy Spider” (Dinamarca, 2022). Dir.: A. Abbasi. Int.: Z. Amir-Ebrahimi, M. Bajestani, F. Jamshidnejad.

Dejá tu comentario