Krapp: danza sin convenciones

Espectáculos

«Olympica». Coreog. y dir.: L. Acuña y L. Biasotto. Creación: Krapp. Mús.: G. Almendros y F. Tur. Esc.: A. Vaccaro. Ilum.: M. Alvarez. Vest.: E. Castro y G. Fernández. (El Portón de Sánchez, los viernes a las 23).

El nuevo trabajo del Grupo Krapp (creador de «Mendiolaza») gira alrededor de un equipo de deportistas fracasados en un último intento de recuperar el esplendor perdido, preparándose para los juegos olímpicos. Krapp utiliza el amplio espacio escénico que le proporciona el teatro «El Portón de Sánchez» y recorriéndolo de todas las formas posibles establecen un mapa de acción que, de pronto, vincula a los hoy torpes protagonistas con sus épocas pasadas, cuando sus cuerpos tenían elasticidad y plenitud.

Luciana Acuña, Gabriel Almendros, Luis Biasotto, Edgardo Castro y Fernando Tur son los cinco personajes sometidos a pruebas físicas de alto riesgo, que por lo general, acaban en caídas estrepitosas, movimientos abortados, figuras estéticas marcadas por la falta de disciplina o rigor.

Firmada por Acuña y Biasotto, el éxito de esta coreografía que ahora repone el grupo, también le debe mucho a la inteligencia y el sentido del humor de cada uno de los cinco bailarines/actores, de envidiable capacidad acrobática, además de cumplir con otras funciones dentro de Krapp. Luciana Acuña y Luis Biasotto dirigen; Gabriel Almendros y Fernando Tur se ocupan de la música y Edgardo Castro participa del diseño del vestuario, por lo que habrá que tomar a «Olympica» como un producto grupal.

El esquema de desplazamientos, de figuras aéreas y terrestres, de transformaciones físicas, de tensiones y distensiones ligan al deporte y la danza en universos paralelos donde los fracasos y los triunfos dependen tanto del talento como de las posibilidades que permite el cuerpo joven en acción. El punto de inflexión es la evidencia del paso del tiempo, la amargura de las posibilidades perdidas, y de la risa que provoca la caída en el ridículo de tratar de ser lo que ya no se es. La excelencia de los cinco celebrantes unida a la de los aspectos plásticos hacen de «Olympica» un show potente e impactante que se aleja de las convenciones en las que a veces cae la danza contemporánea.

Dejá tu comentario