"Si me quieren ver como un dios, yo no los desmiento"

Espectáculos

Cannes (ANSA, Reuters, EFE) - Por un día, Diego Maradona reinó en el Festival de Cannes en ocasión de la exhibición del documental del director serbio Emir Kusturica dedicado a él, y al que definió como «lo mejor que se filmó sobre mi vida porque todas las demás películas no tenían nada que ver conmigo».

Vestido con ropa de gimnasia azul y con una vistosa cruz de plata, Maradona apareció en el Festival junto a su amigo Kusturica y, entre otras cosas, dijo que «se cortaría la mano de Dios si pudiese pasear por la Croisette con Julia Roberts».

Sobre la película «Maradona por Kusturica», agregó que «pude expresar lo que pienso como hombre libre que es la condición de la que debería gozar todo ser humano». Maradona es la segunda estrella del deporte que llegó a esta edición de Cannes, luego de que Mike Tyson presentara otro film sobre su vida.

Sin embargo, «el Diez» no ve parecidos entre ambos: «Además del hecho que él es un boxeador y yo un futbolista está el hecho que él eligió el sufrimiento y yo la alegría», afirmó, con su tradicional estilo. «Cada uno es responsable de su propia vida. Yo cometí muchos errores pero pagué por ellos. Estuve a punto de morir pero la muerte no me quiso. Si bien hubo cosas que hubiera podido evitar puedo decir que estoy contento de mi vida», continuó.

«Lo bueno de ser famoso es que uno puede decir cosas como la de que Bush es un asesino y la gente lo escucha. Yo no pretendo resolver las cosas porque no tengo el poder para hacerlo, pero puedo expresarme en nombre del pueblo argentino», añadió.

Maradona, hábil para esquivar algunas preguntas capciosas de la prensa, dijo en otro momento: «Besé a muchas mujeres en mi vida, a mi madre, mis cinco hermanas, mi esposa, mis dos hijas y a mi abuela que era la persona más deliciosa que conocí. Tengo mi vida repleta de mujeres, entre ellas mi novia actual. Yo no me siento Dios. Dios hay uno solo y no soy yo. Pero si la gente quiere verme como un dios no los desmiento», expresó, antes de entrar en política argentina, cuando se expresó a favor del campo.

«Sé que hice cosas que no debía hacer, pero ahora hago lo que tengo que hacer, me levanto y estoy con mis hijas», continuó el astro. «Vine con Dalma y está llegando Gianinna. Ahora puedo levantarme por las mañanas, puedo vivir de otra manera, aunque ya no me pase todo en 'Fórmula 1' como antes». También dijo que el cine argentino «es muy bueno y cuenta con muy buenos actores». De paso, le hizo publicidad a su hija Dalma, que acaba de debutar como actriz en «La rabia» de Albertina Carri.

Kusturica se presentó a su vez como «habitante de una de las 24 naciones que fueron bombardeadas por los norteamericanos después de la segunda guerra mundial» y se disculpó de su excesiva presencia en el film. «Lo que pasa es que había veces que llegaba a Buenos Aires y Maradona no estaba disponible y no me quedaba más remedio que filmarme a mí mismo», explicó.

De Serbia y la Argentina dijo que «nos parecemos en la deuda externa y en la capacidad de vivir con alegría aun sin dinero» y reconoció que lloró cuando Maradona le hizo el gol que eliminó a Inglaterra del mundial de México.

«Ahí me dí cuenta que los países pobres se podían vengar de los ricos en una cancha de fútbol. Maradona fue el último individualista del fútbol. Me gusta también Zidane pero él es lo opuesto de Diego, la racionalidad contra el genio» afirmó.

  • Contra Pelé

    «Pelé no tiene dignidad para hablar de mí», afirmó en otro momento Maradona cuando le preguntaron por recientes declaraciones de Pelé, quien afirmó que Maradona tendría que «devolver» los títulos que ganó en el fútbol por sus casos de doping. «Lo lamento por él. Si yo no hubiera hecho las cosas que hice en la vida, Pelé no llegaba ni a segundo», añadió.

    Después de aclarar que le había prometido a sus hijas que no hablaría más de Pelé, continuó diciendo «pero eso es más fuerte que yo». «Cuando Pelé habla, habla negociando. Y creo que el cariño de las personas no se negocia. El ya fue. Debería estar más cerca de los jugadores y no de Joseph Blatter y de Joao Havelange».

    «Cuando Pelé habla de mí, no respondo, porque él no tiene dignidad para hablar de mí», subrayó. Maradona defendió en cambio a Ronaldinho, que está en crisis y a quien calificó de «persona excelente, un jugador muy bueno, que dio todo al Barcelona. No se lo puede criticar como lo están haciendo. Le pido al Barcelona que lo mantenga. No hagan lo mismo que hicieron con Rivaldo, con Ronaldo, con Romario, con Figo y un montón de jugadores que llevaron al Barcelona a los cielos. Quienes pierden así, son las personas», completó.

    La película, a la que la prensaha juzgado como un «panegírico desembozado del jugador», es un documental sobre su gloria, su caída brutal y su renacimiento. Maradona aparece en el film de niño superdotado jugando con la pelota, como buen hijo y buen padre, que se siente culpable por no haber cumplido siempre con sus obligaciones cuando se drogaba; también aparece charlando con Fidel Castro y participando en un acto multitudinario junto con Hugo Chávez. Por supuesto, también se reproducen muchos de sus goles más famosos.
  • Dejá tu comentario