Susana Giménez fue trasladada a terapia intermedia

Espectáculos

A pesar de que esta mañana aseguraban que estaba estable los médicos que la asisten en el sanatorio de Punta del Este decidieron que pasara a una instancia de mayores cuidados

Susana Giménez, quien está internada en el Sanatorio Cantegril de la ciudad uruguaya de Punta del Este por complicaciones derivadas del coronavirus, se encuentra "sin fiebre, con tos y asistencia de oxígeno", informaron allegados a la diva argentina esta mañna

"Los resultados de los estudios dieron todos normales; sigue con tos, por eso todavía le siguen dando oxígeno por mascarilla", informó el último parte medico difundido por el entorno de Giménez.

Sin embargo a primera hora de la tarde el panorama se modificó sensiblemente. Los médicos que la asisten en el Sanatorio Cantegril de Punta del Este, adonde fue internada el jueves por la noche debido a una complicación en su cuadro de coronavirus -una neumonía leve-, determinaron que Susana deje la sala común del cuarto piso que ocupaba para pasar a una terapia intermedia, una instancia anterior a la terapia intensiva.

Esta evolución desfavorable en su cuadro aleja por el momento las versiones trascendidas que señalaban que la animadora podía ser dada de alta en las próximas horas y continuar el tratamiento en su chacra "La Mary", de San Ignacio.

La conductora argentina de 77 años, que ya se aplicó las dos dosis de la vacuna Pfizer en el Campus de Maldonado, contrajo coronavirus en Uruguay, país donde reside desde mayo de 2020, y había presentado síntomas desde el fin de semana último.

El Covid-19 alcanzó al entorno familiar de Susana, ya que su hija Mercedes Sarrabayrouse también fue hisopada y dio positivo.

Luego de desarrollar una "leve insuficiencia respiratoria" -de acuerdo con el relato que hizo ayer una de las profesionales tratantes a los medios de comunicación reunidos frente al centro médico- Giménez fue ingresada el jueves por la noche.

Si bien nunca estuvo en el área de cuidados intensivos, por protocolo fue aislada en un área VIP del Cantegril y tratada con medicamentos y oxígeno.

El miércoles, previo a que los médicos ordenaran su internación para un mayor control, Susana conversó con Luis Novaresio sobre su estado de salud. “Saturo muy bien de oxígeno, pero tengo un dolor de cuerpo horrible. No puedo hablar”, había dicho Giménez en la única ocasión en que hablo públicamente de su estado.

Dejá tu comentario