Dayub: "Volver al teatro era una necesidad vital"

Espectáculos

El también socio de la sala del Chacarerean sostiene que representa a los muchos que aún no pueden abrir, porque transmite una luz de esperanza.

¨El público a esta altura sabe de aforos y de distribución de localidades. El protocolo lo manejamos no sólo los dueños de salas sino los espectadores¨, dice Mauricio Dayub, socio del Chacarerean Teatre que volvió con cinco funciones de ¨El equilibrista¨. Dialogamos con él:

P.: ¿Qué puede decir del público en esta reapertura?

Mauricio Dayub: En la anterior noté que tenía el claro deseo de volver al teatro después de los nueve meses, en esta que había necesidad. Inclusive anoche vinieron tres médicas del Hospital Garraham y charlamos de la decisión de ir al teatro y de ir a ver algo que les hiciera bien al corazón. Aumentó la cantidad de espectadores respecto de la vez anterior y eso que se supo con poca antelación que volvíamos. Puse viernes, sábado y domingo a la venta con cierta timidez, y tuve que agregar lunes y martes. Hacemos a lleno las cinco funciones y estamos con la preventa con dos semanas previas.

P.: ¿Cómo explica la subsistencia de salas con tantos meses cerradas y aforos reducidos?

M.D.: Subsisten a pérdida. Cuando se está cerrado, no hay ingresos y hay costos fijos. El Estado paga una parte de los sueldos, el propietario de nuestra sala, Néstor Marroni, disminuyó el valor del alquiler, pero el volumen del gasto mensual es muy alto. Hay que seguir poniendo dinero. Los socios del Chacarerean pusimos históricamente sin pensar en retirar ganancia, siempre que sobró algo mejoramos el espacio. Ahora hay que poner más de lo habitual y el miedo es que deje de tener sentido si el cierre es tan largo. Si esta apertura viene para quedarse, habremos surfeado la ola. Con la programación priorizamos a los que estaban y entrará “Rotos de amor”, seguirá “Un judío común y corriente”, Campa y mi obra.

P.: ¿Qué transformación tuvo ¨El equilibrista¨ desde su estreno?

M.D.: En que esa historia personal, que atesoré más de 25 años y tiene que ver con mis abuelos, pasó a ser del público. El espectador ve reflejada a su familia. Además de algunas mejoras técnicas, aportes de objetos, mapping visual, objetos luminosos. Surgió por mis ganas, después de diez años de hacer ¨Toc Toc¨, de apostar al teatro que más me representa, el que se completa en la imaginación del público.

P.: ¿Qué está escribiendo?

M.D.: El ciclo ¨Alguien como vos¨ que son 15 relatos breves y va por su segunda temporada en mi canal de Youtube Cero Onda. Son hechos reales, cosas que me sucedieron. Random House me ofreció editar un libro que estoy trabajando. Al mismo tiempo estoy grabando audios con distintos artistas, dibujantes, pintores, músicos, poniéndoles imágenes. La radio Metro me convocó para que compartiera un relato con los oyentes y siempre cuento con un invitado relacionado con la historia que cuento.

P.: ¿Cuál es su rutina para escribir?

M.D.: El mejor momento es a la mañana, temprano. En ese momento desarrollo mis relatos; en el día releo desde otra perspectiva para pulir y luego la comparto con un grupo cercano. Si pasa ese grupo, hay otro más amplio y heterogéneo con el que chequeo.

P.: Hubo polémica con actores que pedían estar vacunados para volver al teatro ¿Cómo fue su caso?

M.D.: No saldría poniendo en riesgo la salud. Estamos trabajando con todas las precauciones; no es trabajo o pandemia, es ir a trabajar responsablemente cumpliendo el protocolo, con la ventaja de haber comprobado que no hubo contagios. Nadie contrajo covid en la sala. Eso se cumple por propia decisión para trabajar bien. Me siento representando a los muchos que no pueden abrir porque, si estamos todos cerrados, no avizoramos un futuro pero, si algunos vamos abriendo, los que aún no han podido ven que hay una luz. Creo que lo mío fue suerte, porque hago un unipersonal, porque mi teatro ventila por el fondo y la entrada, porque esta sala permite aforo de 30%, no es ni tan chica ni tan grande. Pude hacer diez años de ¨Toc Toc¨ porque antes estuvo Parravicini, Sandrini, Enrique Pinti, Brujas, el enorme semillero del teatro independiente que generó espectadores, jurados que dieron premios. Con esto quiero decir que la actividad no es la que uno desarrolla y nada más. Soy actor en un país que es potencia teatral, me sirve que Buenos Aires sea esta plataforma heterogénea de tantos teatros, géneros y artistas, que hace que el público tenga una mirada alfabetizadora de la percepción de una obra para elegirla. No salgo a salvarme por motivos personales, sino consciente de que formo parte de una colectividad teatral que supera mis propias ambiciones.

Temas

Dejá tu comentario