Dennis Smith: sacar el teatro de su espacio de caja oscura y aislada

Espectáculos

Como si se hubiese anticipado a lo que vendría, los espectáculos se habían representado en el FIBA en lugares no convencionales y abiertos.

Entre hoy y el miércoles 24 de febrero, Dennis Smith presentará su trilogía integrada por las obras ¨Negra¨, ¨Boyscout¨ y ¨Los abrazos huecos¨, en espacios no convencionales. La iniciativa comenzó en el marco del FIBA al año pasado y ahora se retomará en los Museos Sívori, Larreta, Fernández Blanco y el Patio de los Naranjos del Centro Cultural Recoleta como escenarios abiertos y aptos covid-19, con entrada libre e inscripción previa. El detalle de las funciones puede consultarse en buenosaires.gob.ar. Conversamos con Smith sobre este ciclo y su estadía en Madrid, donde también presentó sus obras.

Periodista: Luego de haberse presentado en el FIBA lo vuelven a convocar por la buena repercusión.

Dennis Smith: Lo que sucedió en FIBA fue como una premonición, todo en lugares no convencionales partiendo de espectáculos que se hacían en teatros, en cajas negras, y hubo que sacarlos. La que más extremó eso fue “Boyscout” que hicimos en un bosque. Creo que por eso me convoca el Gobierno de la Ciudad porque dentro de la cartera de espectáculos tenía un camino recorrido y son, digamos, aptos covid. Se hace el esfuerzo para que la cultura esté lo más accesible a todos.

P.: ¿De qué trata su trilogía?

D.S.: Se armó a lo largo de los años, no la planifiqué. Empecé a trabajar con material autobiográfico, historias de mi propia vida, la primera fue “Negra´ y tiene que ver con el duelo tardío que hice con la muerte de mi abuela, que se fue cuando tenía 23 años y la arranqué cuatro años más tarde. La obra está basada en todo lo que quería que quedase guardado en alguna parte de mi relación con ella. Tiene música, que es lo que conecta a las tres obras. Están relacionadas además por la reflexión y por convertir en algo luminoso experiencias que no lo fueron del todo. “Boyscout” trata sobre el bullying y ganó el premio Argentores. Trata sobre el que sufrí en mi adolescencia aunque me corro e intento que sea ficcional. En la versión original ocurría en un campo de sogas colgantes y ahora en el Museo Sívori y el Patio de los Naranjos del Recoleta, de modo que hay algo de la intervención del espacio real que será muy atinado. “Los abrazos huecos” tiene que ver con el día que uno se entera que su ex está saliendo con alguien y luego la separación.

P.: Pasó gran parte de la cuarentena en Madrid, ¿cómo se vive allá la cultura en pandemia?

D.S: En Madrid están llenos los teatros, hay un slogan que recorre todo que es el mismo que se aplicó acá más tarde ¨la cultura es segura, el teatro es seguro¨. Y no han habido casos reportados de gente que se haya contagiado por ir al teatro. Allá la gente está con muchas ganas de volver a la vida, las calles llenas, la gente afuera. Las unidades de cuidados intensivos hasta hace poco no estaban colapsadas. Ahora están más complicados, entonces son más cuidadosos. La intención de la gente y de la política es tratar de convivir con esto, no bloquearnos. El espíritu es sigamos adelante con esto, no nos detengamos porque la gente se les puso en contra por las complicaciones económicas, que sin embargo no tienen ni punto de comparación con las nuestras. Fui a ver un espectáculo hace poco, Fariña, basado en un libro y una serie; es modernoso, estilo Lola Arias, biodrama moderno, que es muy efectista pero lleno de gente. Es como ir a ver un circo pero había muchísimo público.

P.: ¿Cómo recibieron en Madrid sus obras?

D.S.: La respuesta fue parecida a la que suelo tener en la Argentina. Si bien el humor tiene algunas cosas localistas, de diez, ocho funcionaron y dos no. En cuanto a lo emotivo, 80% del público lloró al final así que diría que funcionó. Tenía vértigo si vendría gente pero resultó muy bien. La idea es estrenar ´Gloria´ en abril y otras en septiembre así que por allá, viento en popa.

Dejá tu comentario