Teatro: malos días para Ibsen o Arthur Miller

Espectáculos

Se busca atraer al público joven con shows vinculados a los efímeros influencers de las redes sociales.

La pandemia acentuó una tendencia que ya se daba hace algunos años en la cartelera del teatro comercial: un énfasis en la comedia pasatista, el musical y el stand up, relegando al teatro de texto y dejando atrás los tiempos en que podía encontrarse un Arthur Miller o un Ibsen en la calle Corrientes, con algo de espacio para la comedia dramática y dominio de los standaperos y actores ya no tanto de la TV sino de las redes sociales.

Los empresarios teatrales coinciden en la existencia de un crecimiento paulatino de público, aún habilitado en un 50% del aforo, al que se ofrece programación diversa y rotativa con el ojo puesto en renovar audiencias y tener mayor ocupación de las salas. En La Plaza se presentan (los títulos lo dicen todo) ¨Mi vida soñada, soné para el orto¨, de Feli de la Garma, ¨Basta de amores de mierda¨ con ¨El pela¨ Gonzalo Romero, y los que están desde noviembre, como Mellera Lauriente y Juampi González. También el stand up que según los programadores busca emular el estilo ¨Saturday Night Live¨ con el trío Vocat y los monólogos con Pablo Fabregas, Fernando Sanjiao, Andrés Ini o Pachu Peña, entre otros, que une comediantes emergentes y otros con camino recorrido en TV. En el show ¨Las chicas de la culpa¨ confluyen Malena Guinzburg, Fernanda Metilli, Connie Ballarini y Natalia Carulias.

Se anuncia ahora el estreno de ¨Redes¨, de José María Muscari, sobre el efecto de las redes sociales, con Inés Estévez, a la que suman influencers como Nati Jota o Grego Rosello para convocar a ese público joven. Consultado por este diario,Ariel Stolier, del Paseo La Plaza, expresó: ¨Desde la reapertura parcial en noviembre hay frecuencia de salida de público más joven y en consecuencia los contenidos reflejan intereses, perfiles y artistas para este público, muchos de ellos influencers. En contraste, el teatro de texto tradicional apunta a un público más adulto. La estrategia se evaluó en función de los resultados desde noviembre y se concluyó que, si se tiene espacio disponible, esos huecos de programación se ocupan con artistas jóvenes y temporadas limitadas, que en varios casos agotan localidades. Además, esos contenidos son exitosos en términos de venta por streaming para el interior del país.

En otras salas de la calle Corrientes se presentan obras que llevan varias temporadas en cartel como ¨Toc Toc¨ o ¨Brujas¨. En abril llega la probada ¨Una semana nada más¨ con Nico Vázquez a El Nacional. En El Picadero se destaca una oferta de obras de calidad, entre ellas, ¨Así de simple¨, con dirección de Sofía González Gil, ¨Jauría¨ y ¨Sólo llamé para decirte que te amo¨, de Nelson Valente, o ¨Nada del amor me produce envidia¨ de Santiago Loza. En la mayoría son actores menores de 40 años, buscados deliberadamente porque constituyen un riesgo menor ante el Covid. En contraste se ensaya ¨Mi abuela la loca¨ con Norma Aleandro y Jorge Marrale, que sólo se estrenará vacuna mediante como condición de Aleandro. Stolier concluyó: “Así será marzo, abril y mayo. Dejamos el Met destinado a teatro de texto o desligado del puro humor. Son ejemplos ´Imprenteros´, ´Claveles rojos´, ´Petróleo´, ´Conejo blanco, conejo rojo´ o ´Lo escucho´, a los que tampoco les falta humor. ´Casi normales´ y ´Juegos´ no son comedias musicales sino teatro musical que abordan temas dramáticos, y lo tuvimos a Julio Chávez con ´Después de nosotros´¨.

Temas

Dejá tu comentario