"Trabajar en TV no es igual que hacer de ella un basural"

Espectáculos

Aunque su actividad en cine y TV es muy intensa, Luis Luque sigue firme en su rol de director teatral. Acaba de estrenar en el Teatro Payró la pieza de Luis Sáez, « Kamikaze», con un elenco integrado por Deborah Warren, Maxi Ghione y Norberto Trujillo. La puesta combina proyecciones, música de Jorge Rosso, y efectos especiales. La escenografia y vestuario pertenecen a Alberto Bellati y el diseño de iluminación y dispositivos escénicos a Eduardo Muro. Por otra parte, Luque comenzó a grabar para la cadena HBO una serie de detectives donde hará de jefe de Julio Chávez. Además integra el elenco de «El deseo», la nueva tira que encabeza Natalia Oreiro por Telefé. Tras su participación en «Roma», la última película de Adolfo Aristarain, el actor deberá viajar en breve a Brasil para retomar la filmación de «O veneno da madrugada», el film inspirado en la novela «La mala hora» de Gabriel García Márquez, que está rodando el director Ruy Guerra en coproducción con la Argentina.

Periodista:
¿De qué trata «Kamikaze»?

Luis Luque: Uno de sus protagonistas es Morel, un ex combatiente de Malvinas, pero la temática de la obra no pasa necesariamente por ahí, aunque él es un ejemplo de lo que pasó en la Argentina. Los personajes de la obra tratan de hacer lo que pueden, pero la vida y el entorno los va llevando a lugares límites. Entonces, terminan haciendo aberraciones que tienen que ver con la necesidad de supervivencia. Garmendia es presidente de un club de barrio muy chiquito, pero él se cree Bush. Es así, cualquier tipo con poder, por minúsculo que éste sea, saca lo peor de sí y nunca se hace cargo de que para ejercer ese poder tiene que ser generoso. Por último está la prostituta, una mujer que vive con Morel una historia de amor que es también un gran juego de soledades. Ella es una experta en supervivencia, como somos todos los desclasados de este país.


P.:
¿Usted se incluye?

L.L.: Me incluyo porque estoy muy metido con la obra. Me hice cargo de lo que estoy trabajando. De todas maneras, hay miles de personas que sufren mucho más que yo.


P.:
El ambiente televisivo no parece tener mucha conexión con este tipo de preocupaciones ¿Le resulta cómodo trabajar en él?

L.L.: No es tan así. La genteque trabaja en televisión tiene conciencia de lo que pasa, sólo que hay productos que están más lejos de la realidad que otros. Pero que no se confunda a los que hacemos televisión con los que hacen que la televisión sea una basura. Yo me relaciono con actores, no me cruzo con otra gente.Y a los actores nos pasa lo que le pasa a cualquiera, obviamente en una escala mucho menor que esos chicos que caen en la marginalidad por una cuestión de supervivencia, como sucede con Morel. El es empujado a un lugar límite, donde los valores y la ética se trastrocan al no tener un lugar, ni un proyecto de vida, ni posibilidad alguna de desarrollo. Es algo que se parece mucho a la muerte, por eso hay quienes se juegan la vida al filo. Igual, quiero aclarar que la obra tiene humor, poesía y muy buena música que funciona como la columna vertebral de este espectáculo.


Entrevista de Patricia Espinosa

Dejá tu comentario