Las bolsas europeas tocaron su punto más alto desde mayo de 2022: cuáles fueron las causas

Finanzas

Las bolsas europeas cobraron impulso en los inicios del 2023. Los datos de que la inflación se está moderando dan buenos indicios a los inversores.

Las acciones europeas subieron el miércoles, animadas por la esperanza de alzas menos agresivas de las tasas de interés, mientras que la aseguradora Direct Line cayó con fuerza tras suprimir su dividendo para todo el año.

El índice paneuropeo STOXX 600 subió un 0,4%, con los participantes del mercado a la espera de los datos de inflación de Estados Unidos del jueves para obtener pistas sobre la política de tasas de interés de la Reserva Federal.

El martes, Wall Street cerró al alza y las bolsas europeas recortaron sus pérdidas al mejorar el apetito por el riesgo ante la expectativa de unos datos de inflación más débiles y después de que el presidente de la Fed, Jerome Powell, se abstuvo de hacer comentarios sobre la política de tasas en Estados Unidos.

El STOXX 600 trepó un 5,4% en lo que va de año, ayudado por un fuerte descenso de los precios del gas natural debido a un clima más cálido, y a medida que los datos apuntaban a una recesión más leve de lo esperado en la zona euro.

Las señales de ralentización de la inflación salarial de la semana pasada también impulsaron las apuestas a un endurecimiento menos agresivo por parte de la Reserva Federal y el Banco Central Europeo.

El miércoles, los valores tecnológicos sensibles a las tasas subieron un 1,3%. Los energéticos avanzaron un 0,9%, mientras que los mineros ganaron un 0,1%, al subir los precios de las materias primas por el optimismo ante la reapertura de las fronteras de China, su principal consumidor.

Entre los valores individuales, Direct Line Insurance Group Plc sufrió la peor caída del STOXX 600, con un desplome del 23,5%, después de que la aseguradora británica de automóviles y del hogar suprimió inesperadamente su dividendo complementario de 2022. Sus rivales Admiral y Aviva bajaron un 6,8% y un 2,1%, respectivamente.

No obstante, el índice británico FTSE 100, con un elevado peso de las materias primas, alcanzó su nivel más alto en más de cuatro años, gracias al avance de las grandes petroleras y los gigantes mineros.

LVMH ganó un 2,1% después de que su presidente ejecutivo, Bernard Arnault, reforzó el control de su familia sobre el imperio de artículos de lujo, poniendo a su hija Delphine al frente de una de sus principales marcas, Christian Dior.

1. Inflación

El movimiento ascendente fue provocado por la percepción y los datos que indican que la inflación puede haber tocado un techo. La inflación para diciembre se anunció la semana pasada en 9,2%, por debajo de las expectativas de 9,5%. Si bien sigue siendo un número notoriamente alto, el hecho de que esté por debajo de los 10,15 del mes anterior está dando impulso a los mercados.

2. La apertura de China

Había algo más que la inflación que estaba impulsando los mercados. El sentimiento del mercado esta semana ha sido impulsado por una mayor reapertura de la economía china. China reanudó los viajes sin cuarentena durante el fin de semana, un momento decisivo para la nación después de casi tres años de fronteras cerradas.

Si bien los casos de COVID están aumentando en el país (los informes afirman que entre el 50% y el 70% de los 25 millones de residentes de Shanghái pueden estar infectados), esto en realidad es algo bueno para los mercados. Si bien puede sonar insensible, cuanto más rápido avance el COVID, mejor, al menos desde un punto de vista económico. El hecho de que los viajes ahora también se estén abriendo ha señalado que, de una vez por todas, las restricciones de COVID finalmente parecen haber liberado su dominio absoluto sobre el mundo.

3. Los mercados de Alemania y Francia suben

Mirando dentro de Europa, el mercado francés se vio impulsado la semana pasada por una lectura de inflación suave. Mientras tanto, las acciones alemanas subieron luego de que las cifras de producción industrial superaran las expectativas para noviembre.

El desempleo en toda la eurozona también está dando buenas noticias. O, al menos en la superficie lo es. La cifra de desempleo se ubicó en 6,5% en noviembre, igual que en octubre. Este es el número más bajo desde que comenzó la toma de registros en 1998.

Estos son datos interesantes porque la inflación está retrocediendo, aunque sea levemente, mientras que el empleo se mantiene ajustado. Muchos analistas, incluido yo mismo, habían advertido que la inflación no se vencería sin un aumento perceptible del desempleo. El mercado laboral debe relajarse y la demanda debe caer.

Sin embargo, se espera que aumente el desempleo. Sin duda, Europa ha disfrutado de lo que definitivamente es una perspectiva más positiva hoy que el mes pasado, pero el panorama general sigue siendo siniestro. Las presiones de la recesión están aumentando, y el BCE se ha visto obligado a subir a sus niveles más altos desde 2008. Esto acaba con las economías cargadas de deuda como Italia, que se ven presionadas por los pagos de intereses más altos de dicha deuda.

Simplemente no hay forma de que el desempleo no aumente un poco en la primera mitad de este año a medida que se intensifica la presión. Pero por primera vez en mucho tiempo, abunda un poco de esperanza en el bloque del euro de que las cosas tal vez no serán tan malas como parecían en los últimos meses.

Dejá tu comentario