En el debut de nuevos controles, el dólar CCL operó con gran volatilidad y fuerte caída de volumen

Finanzas

El dólar CCL arrancó con tendencia a la baja, mientras bancos y sociedades de bolsa reajustaban -una vez más- sus sistemas operativos, pero con el correr de las horas y con la negociación ya puesta marcha en casi todas entidades, llegó a tocar un máximo intradiario de $182. Cerró finalmente estable en $176,43, ante la habitual regulación oficial, con una brecha de 78,4%.

Con una fuerte caída del volumen y renovado escepticismo entre los inversores, el dólar “contado con liqui” –regulado- transitó una jornada de máxima volatilidad este miércoles como consecuencia de las mayores trabas impuestas por la CNV para operar este tipo de cambio en la Bolsa, que buscan frenar la sangría de reservas del Banco Central (BCRA), en un contexto de alta demanda de divisas a cinco semanas de las elecciones legislativas.

Arrancó con tendencia a la baja, mientras bancos y sociedades de bolsa reajustaban -una vez más- sus sistemas operativos, pero con el correr de las horas y con la negociación ya puesta marcha en casi todas entidades, llegó a tocar un máximo intradiario de $182, para cerrar finalmente estable en $176,43, ante la habitual regulación oficial. Así, la brecha terminó en el 78,4%.

Por su parte, el CCL "no regulado" que se pacta a través de negociaciones bilaterales (SENEBI) -donde las transacciones no se marcan en las pantallas electrónicas- o vía ADRs se ubicaba entorno a los $195.

A su vez, el dólar MEP o Bolsa "regulado" también cerró sin cambios, en este caso $176,33, lo cual dejó un spread con el mayorista del 78,3%.

Por su parte, en el segmento informal, el dólar blue subió 50 centavos a $185,50, después de trepar hasta los $187 en el inicio de la jornada.

De esta forma, el primer día de vigencia de las nuevas regulaciones produjo lo buscado oficialmente, ya que los tipos de cambio implícitos “regulados” terminaron sin variantes y en calma, pero con una fuerte caída del volumen (alrededor del 50%). Es que la CNV limitó la cantidad de nominales de bonos ley local que se pueden vender semanalmente a 50 mil; mientras que dispuso que en caso de operar el AL30 en pesos, el bono más líquido, (Y en pantalla), no se podrá vender contra MEP o transferirlos por un período de 30 días, intentando cortar así arbitrajes financieros (o rulos en la jerga del mercado).

Aun así, tras algunas ruedas de transición, los operadores proyectan que podrían reanudarse mayores presiones en los tipos de cambio implícitos en aquellas operatorias más libres, y así una ampliación de las brechas a partir de las nuevas restricciones y de que la búsqueda de cobertura sigue vigente entre los operadores.

“Estas medidas sin dudas limitarán las operaciones de las mesas, que impactará entre otras cosas en el nivel de canje, del CCL y al mismo tiempo reducirá el volumen de operaciones diarias. Con un BCRA que día a día sufre la presión del mercado cambiario oficial y financiero, estas medidas probablemente buscan frenar el drenaje de reservas. Podrán servirle al BCRA, pero no lograrán un efecto positivo en el dólar implícito en ADRs y Cedears”, comentó Leonardo Chialva, socio director de Delphos.

BCRA aprovechó poca participación de importadores y compró u$s100 millones

Por otro lado, las nuevas trabas impuestas por el BCRA hicieron que quedara un sobrante de divisas en el MULC, al reducirse los cupos de las importaciones, y la autoridad monetaria logró comprar u$s100 millones, recuperando una parte de lo perdido en rondas previas (casi 470 millones de dólares en las últimas cinco sesiones hábiles).

El BCRA consiguió finalizar la jornada con un fuerte saldo comprador, luego de que modificara el mecanismo por el cual se realizan los pagos anticipados de algunas importaciones. Se trata de un límite al adelanto de compras al exterior que venía demandando un creciente número de reservas ante la expansión de la brecha y las expectativas de devaluación en el mercado.

“La medida estará vigente hasta el 31 de octubre y busca equilibrar los pagos con los bienes ingresados al país”, señaló un comunicado del BCRA. Durante este mes, los pagos anticipados de importaciones se deberán cursar a partir del despacho a plaza de los bienes. “Sólo aplica en los casos en que se estén realizando importaciones por mayor valor del que se ha ingresado, por lo que afecta a un 13% de las mismas”, enfatizó la entidad que preside Miguel Pesce.

Con las compras de este miércoles, las ventas de octubre del BCRA se redujeron a unos u$s120 millones frente a ventas por u$s400 millones de las cuatro primeras jornadas de octubre de 2021.

Gustavo Quintana, operador de PR Corredores de Cambio, describió que "hubo demanda reducida (de dólares) por las nuevas disposiciones (que) generaron un excedente de divisas que fue absorbido por las compras del banco central". Incluso, el propio BCRA tendió sus redes con otros bancos oficiales para calmar los negocios y jugar en la plaza de bonos también, coincidieron fuentes del mercado.

La incertidumbre política y las dudas de la macroeconomía presionan sobre el tipo de cambio, lo que alienta a una mayor búsqueda de dólares y a que se amplíe la brecha -en torno al 87,5%- entre el tipo de cambio oficial controlado por el BCRA y los alternativos con cotizaciones más libres.

Las reservas netas del BCRA venían mostrando una caída diaria en torno a los 90 millones de dólares por día, por lo que los operadores coincidían en que de sostenerse esta dinámica, se llegaría a las elecciones de noviembre con un saldo de apenas unos 3.500 millones de dólares. Ahora con las nuevas regulaciones, quizás el BCRA consiga algo más de aire, aunque de fondo las nuevas regulaciones atenten contra las expectativas de los agentes económicos.

“Más allá de que se anticipaban nuevas restricciones cambiarias a partir de la dinámica de las reservas netas, y hasta podrían amortiguar el drenaje de divisas a corto plazo, las medidas acentúan los desequilibrios cambiarios a resolver a partir del 14 de noviembre, día de las elecciones legislativas”, comentó a ámbito el economista Gustavo Ber.

Dejá tu comentario