Genesis, otro exchange de criptomonedas que podría entrar en bancarrota

Finanzas

El exchange Génesis amenaza con ser la siguiente pieza de dominó que cae en la industria tras el colapso de FTX. La firma anunció en las últimas horas que necesita financiamiento y advirtió a los inversores.

El exchange Génesis amenaza con ser la siguiente pieza de dominó que cae en la industria tras el colapso de FTX. La firma anunció en las últimas horas que necesita financiamiento y advirtió a los inversores que podría tener que declararse en bancarrota si no consigue u$s1000 millones.

Sin embargo, la empresa refutó las especulaciones de que haya una bancarrota "inminente" en caso de no poder cubrir ese déficit. Según se conoce hasta el momento, la empresa encontró dificultades de recaudar dinero para sus préstamos.

Una de las opciones que están barajando es que invierta en Genesis el mayor bróker de criptoactivos, Binance. Cuando FTX comenzó con problemas hace dos semanas, también hubo un momento en que Binance se ofreció a rescatarla, pero a las pocas horas la operación se frustró, y desencadenó la caída definitiva.

Genesis ha sufrido en las últimas semanas fuertes reembolsos de dinero, después de que se conociera que tiene 175 millones de dólares bloqueados en una cuenta de operaciones de FTX.

"No tenemos planes de declararnos en bancarrota de forma inminente", dijo un representante de Genesis dijo en una declaración por correo electrónico. "Nuestro objetivo es resolver la situación actual de forma consensuada sin la necesidad de cualquier declaración de quiebra. Génesis sigue manteniendo conversaciones constructivas con los acreedores".

Otras plataformas se enfrentan a sus propios problemas porque muchos de sus usuarios están pidiendo sacar el dinero, tras la quiebra de FTX.

Las dificultades de Genesis también han afectado a los multimillonarios gemelos Winklevoss, Tyler y Cameron, propietarios del Gemini. En respuesta a la suspensión de los retiros por parte de Genesis, Gemini detuvo los reembolsos de su producto Earn. Eso dejó en el limbo un programa que, según una persona familiarizada con el asunto, tiene 700 millones de dólares de dinero de los clientes inmovilizados en él.

Dejá tu comentario