Acciones y bonos renacieron de las cenizas y repuntaron hasta 87% en el mes

Finanzas

Los activos de riesgo mostraron una parcial recuperación durante septiembre, un mes marcado por el retorno de los controles de cambios, algo que generó -por momentos- una amplísima brecha entre dólar oficial y las cotizaciones surgidas de operaciones bursátiles.

Tras el derrumbe de dimensiones inusitadas en agosto, los activos argentinos - tanto en acciones como bonos – renacieron de las cenizas y mostraron una parcial recuperación durante septiembre, un mes marcado por el retorno de los controles de cambios, algo que generó -por momentos- una amplísima brecha entre dólar oficial y las cotizaciones surgidas de operaciones bursátiles.

Durante septiembre el S&P Merval ganó 18,1% (+21,8% medido en dólares), pese a la frágil coyuntura local, y a un contexto internacional muy volátil, donde primaron las idas y vueltas en la relación comercial entre China y EEUU, y las dudas políticas propias del país del norte.

En lo estrictamente local, el mes “estuvo dominado por las brechas tras la imposición, el 1 de septiembre, de un nuevo control de cambios que es duro para las empresas y laxo para individuos”, describió Nery Persichini, jefe de Estrategia en GMA Capital. Así, el tipo de cambio mayorista, sin demanda de atesoramiento por parte de personas jurídicas y de no residentes, pero ofrecido por exportadores y el BCRA, retrocedió 3,2% mensual a $57,59y logró su volatilidad más baja desde julio.

“La medida que tomó el Gobierno ayudó a controlar la volatilidad en el dólar pero nos deja la amarga sensación de volver a épocas de restricciones”, sostuvo a Ámbito Pablo Castagna, Director de Balanz.

Por su parte, las cotizaciones paralelas (“contado con liqui”, dólar MEP, blue) no solamente regresaron a la escena por primera vez desde fines de 2015, sino que también experimentaron notorios altibajos. “Reapareció el tipo de cambio implícito, que cotiza en el mercado de bonos, llegando a tener un spread máximo del orden del 20% contra el oficial”, subrayó Castagna.

En la misma línea Persichini, detalló que “a mediados de mes, los precios del dólar MEP o Bolsa y del ´contado con liqui" (CCL) o cable llegaron a negociarse un 23% ($ 59) y un 30% ($ 63) por encima del oficial, respectivamente. En ese momento, el canje MEP-cable (el costo de sacar/traer dólares de/a Argentina) alcanzó 7%”.

RENTA VARIABLE

En términos de rendimientos, las acciones fueron lo mejor en el noveno mes del año con alzas puntuales de hasta casi el 87%, a partir de impulso que le dieron las compras de oportunidad realizadas por inversores agresivos dedicados al trading -que aprovecharon "precios de remate"-, en un contexto de muy acotados negocios, dada la incertidumbre política, financiera y económica tras el inesperado resultado de las PASO.

En el top five de los papeles que mostraron una firme recuperación en septiembre aparecieron: Transportadora de Gas del Norte (86,6%) – cuya suba a mediados de mes superó el 100%-; Ternium Argentina (+42,7%); Comercial del Plata (+42,5%); Holcim Argentina (+38,4%); y Pampa Energía (+35,1%). Bien vale recordar que, a pesar de estas subas, algunas acciones acumulan pérdidas de hasta 55,6% (como Edenor) en 2019, frente a una inflación en torno al 35% en el mismo período.

Sin que se registraran acciones con saldos negativos, las peores recorridos del mes los mostraron Aluar (+1,9%); Cresud (+3,8%); YPF (+7%); BBVA (+7,2%); y Central Puerto (+11,2%).

Por su parte, en el panel general, que despedirá en octubre a las acciones de Tenaris, sobresalieron los activos de Laboratorios Richmond (+48,8%); Distribuidora de Gas Cuyana (+42,3%); Compañía Introductora de Bs. As. (+36,3%); Banco Santander (+34%); y Camuzzi Gas Pampeana (33,3%), según datos de RAVA.

Entre los ADRs argentinos, también se registraron varios avances mensuales de dos dígitos. A la cabeza, aparecieron las acciones de Edenor (+33,8%), seguidas por las de Pampa Energía (+33,7%), Grupo Supervielle (+30,5%); Galicia (+19,9%); y Loma Negra (+19,8%). De igual manera, en lo que va del año los títulos argentinos que cotizan en Nueva York sufren derrapes de hasta 74% (Edenor).

RENTA FIJA

Los bonos en dólares también mostraron cierta reacción positiva tras el castigo sufrido post PASO, y la decisión del Gobierno reperfilar sus vencimientos. Entre los más operados se registraron subas de hasta casi 30% (en los cotizantes en pesos), tal como ocurrió con el Bonar 2024 (AY24), título muy utilizado en la primera parte del mes para efectuar operaciones tácticas de compra y venta, con el fin de aprovechar las amplias brechas cambiarias que propició el cepo (light).

Otros rebotes destacados en renta fija los anotaron el DICA (+17,5%); el PARA (+16%); y el AA37 (14,8%). “Una de las mejores performances del mes la tuvieron los bonos en dólares, en especial el AY24, presionado al alza por utilizarse por los minoristas para rentabilizar la diferencia cambiaría contra el dólar oficial, operación denominada informalmente ´dólar rulo´”, comentó Sergio Morales, presidente de CELAI.

Más allá de esto, las oportunidades de arbitraje, una vez diluida la sobrerreacción inicial y producida la regulación del "rulo", condujeron a que las empresas y los individuos de alto patrimonio con dólares locales y del exterior engrosaran la oferta de billetes verdes en la bolsa, indicó el jefe de Estrategia en GMA Capital. Así, sobre el fin de mes, las brechas se redujeron a un tercio desde los máximos (MEP 6% y CCL 10%) y el canje descomprimió hasta el 3%.

Para los bonos en pesos, el saldo mensual también fue positivo, con subas promedio entre 15% y 50% para toda la curva, siendo el BOPOMO el más destacado de septiembre, remarcaron desde el Grupo SBS. En cuanto a las Leliqs, su tasa cerró el mes en 78,372%, lo que representa una merma de 489 puntos básicos frente a fines de agosto (BCRA fijó piso hasta el mes que viene en 78%).

En el mercado creen que los fundamentos del recupero de la renta fija argentina a mediano plazo pueden encontrarse en el anuncio del candidato presidencial Alberto Fernández sobre la posibilidad de diferir las obligaciones sin quita de capital ni de intereses, al estilo de la "reestructuración uruguaya" en el caso de resultar electo.

De todos modos, “esto ha tenido un impacto mixto en los precios porque subyace de igual manera la incertidumbre de la sustentabilidad de la deuda externa”, añadió Morales. Esta situación financiera delicada, se vislumbra claramente en los diferenciales crediticios, que descuentan una probabilidad de default de 95% en los próximos 5 años.

Es por ello que los títulos argentinos aún se encuentran en valores que son más de un 40% inferiores a los que mostraban el viernes 9 de agosto previo a las PASO. “Las paridades actuales promedian los 44 centavos de dólar para la legislación extranjera y 42 centavos para la curva ley local”, detalló Persichini.

VOLATILIDAD EN ALZA

A medida que no acerquemos a las elecciones presidenciales del 27 de octubre -en las que muy probablemente se defina el nuevo Presidente para los próximos 4 años- la volatilidad irá en aumento tanto en el mercado cambiario como en el bursátil, producto de la incertidumbre local, pero además con la constante amenaza del frente internacional, auguran en la plaza local. “Los candidatos están en plena campaña electoral, tratando de dar señales al mercado para generar confianza, no obstante esperamos que la volatilidad se mantenga en alza”, estima el director de Balanz.

En este contexto, uno de los factores clave a seguir de cerca es la postura del FMI respecto al desembolso de u$s5.400 millones previsto inicialmente para mediados de septiembre. Durante la semana pasada, luego de reuniones con funcionarios, el organismo sostuvo que las mismas continuarían con sus equipos técnicos durante octubre, sin confirmar por ahora la fecha del desembolso (no será antes de las elecciones).

Otros datos que se monitorearán muy de cerca serán las brechas cambiaria - que vienen sorprendiendo a los operadores por su acelerado recorte- y la dinámica de los depósitos en dólares (desde las PASO bajan u$s11.233 millones -dato al 26/9) y de las reservas internacionales del BCRA (cayeron u$s5.396 millones en el mes), que resultan cruciales por sus efectos cambiarios.

Ante este panorama, “mantenemos nuestra recomendación de ser conservadores a la hora de tomar riesgo argentino”, enfatizaron desde Balanz. Y recomendaron: para quienes busquen exposición en dólares al riesgo soberano, “destacamos los bonos ley NY con el menor precio, en este caso los bonos Par”. Para quienes busquen diversificar el riesgo soberano, “los bonos corporativos en dólares a corto plazo ofrecen buenas alternativas, entre ellos PAE21, TECPET22, YPFAR21, TRANAR21 y TASFT21, todos con balances positivos, vencimientos en el corto plazo y buena posición de caja”, afirmaron.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario