Los balances trimestrales comenzaron a golpear en Wall Street: cayó hasta 2,2%

Finanzas

El S&P 500 sufrió las peores pérdidas en Wall Street tras la débil primera racha de resultados corporativos, fundamentalmente del sector bancario. En Europa, la baja del petróleo traccionó las caídas.

Los principales índices de Wall Street cayeron este miércoles ya que un desplome récord de las ventas minoristas y flojos resultados corporativos en el primer trimestre aumentaron la inquietud por las proyecciones que hablan del mayor hundimiento económico mundial desde la Gran Depresión.

El S&P 500 lideró las pérdidas al caer un 2,2% mientras que el Dow Jones y el Nasdaq Composite se contrajeron un 1,9% y un 1,4%, respectivamente.

Las ventas minoristas en Estados Unidos se hundieron un 8,7% en marzo, con el gasto del consumidor camino a su peor declive en décadas, mientras que un sondeo diferente indicó que la actividad manufacturera en el estado de Nueva York declinó en abril a su mínimo en la serie histórica.

Las acciones de Bank of America, Goldman Sachs y Citigroup cayeron tras unirse a JPMorgan y Wells Fargo en la práctica de apartar miles de millones de dólares para cubrir potenciales impagos de préstamos por la pandemia del coronavirus.

"Las decepcionantes ganancias de la banca están dañando las perspectivas para lo que resta de la temporada de resultados", dijo Paul Nolte, gerente de cartera de Kingsview Investment Management en Chicago.

El directivo agregó que en las próximas semanas "será más importante mirar a las compañías desde una perspectiva de deuda" y que no está seguro "de que la recuperación sea tan fuerte como todos dicen".

Los analistas esperan que las ganancias de las firmas del S&P 500 declinen un 12,3% en el primer trimestre, mientras que el Fondo Monetario Internacional vaticinó que la economía mundial se contraerá un 3% en 2020, su recesión más aguda desde la primer gran crisis del capitalismo, allá por la década de 1930.

Europa

Paralelamente, en Europa los balances empresariales también afectaron a los mercados esta jornada ya que cayeron entre 3% y 5%. La caída más significativa la sufrió el FTSE de Milán, que se desplomó un 4,8%.

El CAC 40 de París perdió un 3,9% luego de que Francia se convirtió en el cuarto país en reportar más de 15.000 muertes por el Covid-19 después de Italia, España y Estados Unidos.

En el mismo sentido, el FTSE británico, integrado mayormente por firmas de capitalización media, bajó un 3,4% ante señales de que el país se encaminaba hacia confinamientos más prolongados, con pronósticos de que su economía podría enfrentar su recesión más profunda en 300 años.

Paralelamente, el referencial europeo STOXX 600 cayó un 3,8% y, a pesar de haber repuntado cerca de un 22% desde el mínimo de ocho años que tocó en marzo, aún está casi un 26% por debajo del pico alcanzado a mediados de febrero.

Los descensos en las firmas Total, Shell y BP Plc, en medio de la mala semana que viene teniendo el precio del petróleo, envió al índice de energía a su punto más bajo del mes.

En general, los analistas esperan que las ganancias de los componentes del STOXX caigan un 22% en el primer trimestre y un 34,2% en el segundo, profundizando una recesión corporativa aún cuando algunas economías consideran levantar las cuarentenas estrictas.

Petróleo

Las cotizaciones del petróleo en Nueva York terminaron este miércoles en un mínimo desde febrero de 2002 luego de una fuerte alza de las reservas de crudo en Estados Unidos y previsiones de caída de la demanda mundial.

El barril de West Texas Intermediate (WTI) para entrega en mayo bajó 1,2% a u$s19,87.

Las reservas de petróleo en Estados Unidos subieron mucho más de lo previsto por el mercado, según un informe difundido por la Agencia estadounidense de Información sobre Energía (EIA) que confirma la sobreoferta del crudo.

El aumento -por decimosegunda semana consecutiva- a 503,6 millones de barriles, mostró un incremento de 19,2 millones de barriles sobre la semana anterior. Los analistas esperaban un aumento importante pero mucho menor, de 12,7 millones de barriles.

Este fuerte aumento se produce en un contexto de sobreoferta en un mercado golpeado por la parálisis económica que provocaron las medidas de confinamiento por el coronavirus.

El frenazo del transporte mundial y la caída de la demanda de energía por una menor movilidad de las personas bajaron fuertemente el consumo de petróleo en momentos de mucha producción.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario