El S&P Merval rebotó 5%, pero el riesgo país se disparó casi 200 puntos

Finanzas

El índice S&P Merval avanzó empujado por las alzas en Estados Unidos tras cortar el martes una racha de cinco subas al hilo. En tanto, el índice que mide el JP Morgan creció un 5,2% y cerró en 3.842 unidades.

La bolsa porteña subió este miércoles por compras de oportunidad en una plaza cauta de negocios ante los temores globales sobre el impacto económico del nuevo coronavirus en momentos en que el Gobierno impulsa una difícil reestructuración de deuda soberana.

El índice líder S&P Merval de Bolsas y Mercados Argentinos (BYMA) creció un 5%, a 28.018 unidades, con lo que en la semana acumuló un avance del 5,7%.

Las principales alzas fueron registradas por las acciones de Grupo Financiero Galicia y Central Puerto (7,6%), Pampa Energía (7,2%) e YPF (6,8%); en tanto las bajas más pronunciadas fueron anotadas por Holcim (-1,8%) y Telecom (-0,3%).

El avance a nivel local fue promovido por Wall Street, que subió por esperanzas de que el brote de coronavirus en Estados Unidos esté acercándose a su pico, con las acciones de las aseguradoras de salud obteniendo impulso también de la decisión de Bernie Sanders de retirarse de la campaña presidencial.

El Promedio Industrial Dow Jones subió un 3,44%, a 23.433,57 unidades; mientras que el S&P 500 sumó un 3,41%, a 2.749,98 unidades. El índice compuesto Nasdaq, en tanto, ganó un 2,58%, a 8.090,90 unidades.

Después de registrar el peor desempeño para marzo en décadas, el S&P 500 ha rebotado en casi un 23% en las últimas dos semanas, aunque su principal indicador de volatilidad futura se mantiene históricamente alto.

"Más allá de algunos efímeros respiros, Wall Street continúa ensayando una recuperación desde los mínimos, que ya supera el 20%, ante algunas lecturas más favorables respecto a la dinámica global del coronavirus y las fuertes intervenciones fiscales y monetarias que podrían actuar como 'amortiguadores' frente a los severos daños económicos", destacó el economista Gustavo Ber.

De acuerdo a Ber, "las acciones locales siguen buscando acoplarse a la marcha de Wall Street, que actúa como 'brújula' para la definición del apetito por riesgo global, aún cuando los operadores reconocen los mayores daños que la crisis sanitaria impone sobre la frágil economía, al contar con menos herramientas disponibles para amortiguar el derrumbe en la actividad".

Bonos y riesgo país

En el segmento de la renta fija, los principales bonos en dólares bajo ley argentina, que vienen de fuertes caídas entre lunes y martes por la decisión del Gobierno de postergar el pago de esos títulos, cerraron sin una tendencia definida.

Entre los más negociados, el Bonar 2024 ascendió un 5,2% y el Discount bajo ley nacional, un 0,9%. Por el contrario, el Bonar 2020 retrocedió un 0,6%.

Los bonos ley Nueva York exhibieron una marcha más cautelosa a la espera de la oferta a los bonistas: el Bonar 2024 subió un 0,9%, mientras que el Bonar 2020 cayó un 5,1% y el Discount, un 3,1%.

"Los bonos siguen más concentrados en las señales sobre la reestructuración, ya que sería inminente la oferta para los bonistas de títulos bajo Ley Nueva York, la cual se descuenta sería dura pero algunos tenedores conservan la esperanza de que sea al menos digerible ya que beneficiaría a ambas partes", comentó Ber.

El economista señaló que "también despierta especulaciones la decisión que se adoptará respecto a las rentas en dos semanas de los Globales 21 / 26 / 46, por unos u$s500 millones, ya que estaría lanzada la propuesta y así es que no se debe descartar que se utilice el período de gracia de 30 días como mecanismo para elevar nivel de aceptación".

Joaquín Candia, analista de Rava Bursátil indicó que la postergación de los pagos en dólares en dólares de los bonos ley local "causó que distintas calificadoras de riesgo rebajaran la calificación del país, con lo que los precios de los títulos públicos, cualquiera sea su legislación, se encuentran ajustándose a la nueva calificación que hizo que algunos inversores institucionales deban vender sus posiciones ya que no pueden, por reglamento, estar invertidos en activos cuyo emisor se encuentre en default selectivo".

Agregó que "por el otro lado, la deuda en pesos sigue siendo un problema para el gobierno, ya que se encuentra expandiendo la base monetaria con el objetivo de financiar los gastos necesarios para enfrentar la crisis económica y a eso se le suma los compromisos asumidos con los acreedores".

Mientras tanto, el riesgo país argentino aumentó por segunda jornada consecutiva y trepó 190 unidades, o 5,2%, hasta los 3.842 puntos básicos.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario