Alquileres temporarios se extienden a más barrios (efecto de polémica ley)

Información General

Muchos propietarios volcaron sus departamentos a este tipo de renta. Actualmente hay una mayor descentralización de la oferta.

En los últimos meses muchos decidieron reinventarse. Incluso el mercado de los alquileres. Aquellos departamentos dedicados a la renta temporaria se hallaron sin su principal público: los turistas. Sumado a eso, la flamante ley de alquileres generó que muchos propietarios, poco conformes con las nuevas pautas, decidieran volcar su alquiler tradicional al temporal. Esto provocó que la oferta se amplíe a nuevos barrios como nunca antes.

De repente, en el mapa comenzaron a figurar rincones de Buenos Aires que antes no tenían prácticamente alquileres de este tipo. “Durante estos meses, nacieron zonas que antes no se usaban tanto para el temporario: por ejemplo Saavedra o Caballito”, señaló Dario Rizzo, CEO de Alternativa Propiedades. “Hay mucha oferta y demanda también en Chacarita”, agregó. Este último, es un barrio que hace unos años comenzó a levantarse, se puso de moda, se llenó de restoranes y bares y atrajo a mucha gente para vivir.

Desde hace algunos años, se evidencia una descentralización de estos alquileres de los típicos barrios de Palermo, Recoleta y el centro porteño. Hoy, muchos buscan abrirse de esas zonas. Los barrios “derrame”, por estar en el límite con aquellos de moda, como por ejemplo Villa Crespo, ya se afianzaron hace algunos años dentro de este mercado. Sin embargo, hay otros más alejados de allí que parecen ganar adeptos. Estos departamentos deben estar muy bien amoblados y, en parte gracias al teletrabajo, deja de ser un requisito fundamental estar cerca de un medio de transporte como, por ejemplo, el subte.

Hoy, aquel que alquila temporalmente es un público local que no quiere quedar atado a un contrato de tres años. Esta modalidad abarca en su mayoría unos tres meses de alquiler, que pueden llegar a ser hasta seis. Por eso, la demanda se concentra fuertemente en personas separadas, hijos que viven con sus padres y son de riesgo y personas del interior que viajan a Buenos Aires. “Lo que más demanda tiene son los departamentos económicos, premium nada. Prácticamente todos se pesificaron para adaptarse al mercado, salvo los de Puerto Madero”, resaltó Rizzo.

Desde mitad de año, las principales páginas de búsquedas de inmuebles evidenciaron un aumento significativo en la migración de avisos de alquileres tradicionales a temporarios. Los cambios contractuales derivados de la nueva ley, en especial a la extensión de plazos (que dificulta una posterior venta por los próximos 3 años) y a la desconfianza en el coeficiente de indexación, son uno de los causales para que muchos hayan volcado su departamento al mercado temporal.

Dejá tu comentario